Pese a estar caracterizado como un país conservador, Malta ha dado un paso hacia el reconocimiento de los derechos de las parejas del mismo sexo. El Parlamento aprobó el matrimonio igualitario casi por unanimidad y se transforma en el país 25 del mundo en legislar al respecto.

Según informa El País, Malta disponía de una ley de uniones civiles desde hace tres años, pero decidió seguir los pasos de Irlanda, España, Estados Unidos o Alemania.

Además, Malta es el primer país de Europa que contempla una ley específica contra las terapias anti-gay o tratamientos para “curar la homosexualidad”.

Durante este miércoles, una gran multitud acudió al Parlamento maltés para celebrar la medida, con pancartas y banderas de la diversidad sexual. El hecho es todo un logro en un país donde el 80% de la población se define católica, la religión oficial del Estado. En Malta está prohibido todo tipo de aborto y el divorcio recién se permitió en 2011.

“Es un votación histórica. Esto demuestra que nuestra democracia y nuestra sociedad alcanzaron un cierto grado de madurez y que podemos decir que somos todos iguales”, sentenció el primer ministro Joseph Muscat. La oposición de la Iglesia Católica, en tanto, no alcanzó para detener la legalización del matrimonio igualitario.