Luego de analizar los últimos dos años de la gestión del ex alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, la Contraloría encontró una serie de irregularidades en contratos firmados por el municipio y que el organismo detalló en un informe que emitió el pasado 12 de junio.

El documento apunta a un millonario acuerdo firmado por cifras sobre el precio de mercado, primas sobrevaloradas y servicios no prestados. “Tales situaciones vulneran el mencionado contrato de prestación de servicios, como también el principio de legalidad”, señala el preinforme de Contraloría.

Servicios no prestados y sobre pago

El primer contrato cuestionado por el ente fiscalizador es el que firmó el municipio de Valparaíso con la empresa Total Transport S.A, que provee de servicios de mantención de vehículos motorizados. El acuerdo entre ambas partes se firmó en noviembre de 2012, debía extenderse por diez años y ascendía a $110 millones mensuales, lo que corresponde a más de $13 mil millones en total, consigna Radio Bio Bio.

Sin embargo, el pago –que se inició en enero de 2013– se detuvo entre febrero de 2015 y marzo de 2016, por lo que administración de Castro decidió repactar la deuda que ascendía a $4.945 millones (divididos en 84 cuotas), justo un día antes de que Jorge Sharp asumiera el mando.

La Contraloría cuestionó tanto dicha repactación, ya que aseguró que incluía una serie de servicios no prestados que aumentaron la deuda, como el contrato entero, ya que señala que se pudieron haber ahorrado cerca de $9 mil millones . Si la municipalidad hubiera comprado todos los vehículos arrendados a Total Transport debería haber pagado $4.053 millones, casi $9 mil menos que los $13 mil que se acordaron en el contrato, lo que “atenta contra los principios de eficiencia, eficacia y economicidad de los recursos públicos”, afirmó el organismo.

Cifras abultadas a aseguradora

Por otra parte, la publicación señala que –de acuerdo al documento de Contraloría– la municipalidad de Valparaíso ha pagado precios inflados a la empresa Penta Security, ligada a Liberty Seguros, en un contrato que fue firmado por las dos partes en enero de 2015 por más de $112 millones.

Contraloría cuestiona que el precio que pagó el municipio a dicha aseguradora, producto de un avalúo parcial de sus dependencias y de la no inclusión de los bienes muebles en el mismo. Así, en el caso de la Dirección de Cultura y la Oficina de la Mujer, la Municipalidad de Valparaíso pagó 3,2% más por concepto de primas en el primer caso; y 796% más, en el segundo.

Sin embargo, el principal cuestionamiento tiene que ver con la cobertura de la Secretaría Municipal, que sufrió un siniestro en mayo de 2016 y que estaba asegurada por Penta Security. El organismo fiscalizador afirma que la municipalidad pagó una cifra abultada por dicho seguro ya que se utilizó el avalúo de toda la cuadra en su conjunto para establecerla.