A la Confederación General del Trabajo de la República Argentina no le hizo ninguna gracia la interpretación realizada por el actor chileno Benjamín Vicuña de María Eva Duarte en la obra teatral “Eva Perón”, escrita por el fallecido Raúl Damonte Botana, más conocido como “Copi”.

La obra, que se acaba de estrenar en el Teatro Cervantes de Buenos Aires, fue rechazada rotundamente por el secretario general de la gremial de trabajadores, Pablo Moyano, quien aseguró que “hiere la fibra más íntima de cada alma peronista”.

“Se exhibe esa bajeza en el Teatro Cervantes, una muestra de una imagen irreal creada por el ya muerto Raúl Damonte Botana. Esa Eva de Copi se acerca mucho más a la que describieron quienes escribieron sin vergüenza alguna ‘Viva el cáncer’, como si ese enemigo imbatible pudiese derrotar el legado inacabable de quien dio por los humildes lo más sublime: su vida”, argumentó el dirigente, según consignó Diario Popular.

Copi definió a su Evita como “una mezcla de Marilyn Monroe y Stalin” y su polémica versión es presentada en esta línea en el montaje: Benjamín Vicuña interpreta a una mujer enloquecida por la morfina y ya superada por el cáncer, en medio de una profunda soledad y lucha de poder.

El dirigente sindical manifestó que “la verdadera Eva era la que afirmó: ‘Yo no me dejé arrancar el alma que traje de la calle; por eso no me deslumbró jamás la grandeza del poder y pude ver sus miserias'”.

Para poder encarnar al personaje, Vicuña tiñó su pelo de rubio platinado y bajó 7 kilos. “Hacer Eva es el sueño para cualquier actor”, afirmó el actor chileno, quien se considera admirador de la obra de Copi.