En medio de las manifestaciones y reacciones que recibió el bus transfóbico en su paso por las calles de Valparaíso, el pasado miércoles las diputadas Camila Vallejo y Karol Cariola (ambas PC) desplegaron banderas de la diversidad en la fachada del Congreso.

Las parlamentarias desplegaron las banderas desde el piso 15 del Congreso acompañadas de representantes del Movimiento por la Diversidad Sexual (Mums) y Organizando Trans Diversidades (OTD Chile). 

La acción fue valorada incluso por la vocera de Gobierno, Paula Narváez (PS) quien escribió en su cuenta de Twitter: “Como Gobierno de Chile valoramos la diversidad. Muchas gracias a quienes se han manifestado con respeto por un país inclusivo para todos”.

Sin embargo, Vallejo y Cariola fueron notificadas por la secretaría de la Cámara de Diputados que por el reglamento de la institución pasarán a la Comisión de Ética, donde arriesgan una multa en su dieta parlamentaria.

Según explicó Miguel Landeros, secretario general de la institución, “hay un reclamo por parte de parlamentarios ante la acción, porque no se puede desplegar en el edificio ningún tipo de lienzos”, según consigna T13.cl.

Landeros explicó que habría un “factor de riesgo” en estos actos y que desde la oposición mostraron fotos que implicaron a ambas ex dirigentas estudiantiles, quienes de todas formas habían difundido la acción en redes sociales. De este modo, el funcionario señaló que los antecedentes se pusieron a disposición de la comisión de Ética de la Cámara de Diputados.

La comisión de Ética deberá consultar a las parlamentarias si fueron parte de la acción y si no apelan serán multadas, que va desde los $90 mil a $180 mil. La instancia que definirá la sanción se realizará el próximo miércoles 19 de julio. 

Las parlamentarias, en todo caso, notificaron que no van a apelar y que están dispuestas a recibir las sanciones. 

Un episodio similar vivieron en 2016 los diputados Giorgio Jackson y Gabriel Boric, luego que desplegaran una bandera de Chile en el frontis del Congreso, como parte de un “banderazo” por la educación. En esa oportunidad los parlamentarios de la oposición también acudieron a la Comisión de Ética, acusando vulneraciones a los protocolos de seguridad de la corporación.