El Lewes FC, un club inglés cuyo equipo masculino milita en octava división, es el primer club del mundo profesional o semiprofesional que paga igual a sus jugadores y a sus jugadoras.

El club destina el mismo presupuesto y las mismas condiciones para jugar y entrenarse a los miembros de todos sus equipos, tanto masculinos como femeninos.

A pesar de no ser un club grande ni pagar altos salarios, el hecho de establecer una igualdad económica entre hombres y mujeres ha llamado la atención el país.

El equipo masculino participa en la octava categoría del fútbol inglés y el jugador mejor pagado cobra menos de 100 euros semanales.

Se trata de jugadores que trabajan durante el día y se entrenan dos veces por semana, los martes y los jueves, por la tarde.

En tanto, el equipo femenino juega en la tercera división inglesa y es firme candidato al ascenso.

El entrenador del equipo femenino, John Donoghue, señaló que “es fantástico que las jugadoras tengan las mismas recompensas que sus homólogos masculinos por hacer el mismo trabajo“y agregó que “es un salto adelante para el fútbol femenino”, según consigna Sport.es.

“Hemos enviado una señal poderosa no solo a nuestros jugadores y a nuestro club, sino a toda la comunidad del fútbol del Reino Unido que el fútbol femenino merece tener la misma voz y el mismo apoyo que el fútbol masculino“, concluyó Donoghue.