El concierto parece que ya terminó, pero la pantalla de fondo del escenario del Teatro Cariola comienza a mostrar un rojo intenso. La imagen se va alejando y se puede ver finalmente la leyenda: “Ases Falsos, Teatro Caupolicán, viernes 15 de diciembre 2017”. El público aplaude, el quinteto vuelve a escena e interpreta ‘Gehena’, el último tema de la noche.

Ases Falsos tocó ante un repleto recinto la noche de este viernes 14 de julio. El recital repasó su último álbum “El Hombre Puede” (2016) de manera casi íntegra, revivió algunos de los clásicos de su ex banda Fother Muckers (‘2022’, ‘Tranquilo, hombre del espacio’, ‘Ola de terror’), presentó una canción adelanto de su próximo disco (‘Jhendelyn’) y regaló un cover de un clásico de 1991: ‘Vuela, vuela’ de Magneto (‘Voyage, Voyage’ de Desireless).

Fue ahí, en el Cariola, que la banda reveló que tocará en el otro teatro de calle San Diego que está algunas cuadras más al sur. El anuncio del primer Caupolicán de Ases Falsos ocurrió luego de una intervención de su vocalista Cristóbal Briceño respecto al “Pacogate”, el millonario caso de corrupción que involucra a Carabineros. En medio de la interpretación de ‘Fuerza Espacial’, el compositor criticó que la institución haya pedido perdón por el desfalco de dinero, pero no por la represión al pueblo mapuche en La Araucanía.

“Atacando el ‘bus de la libertad’ les dan en el gusto, en cambio, la indiferencia los debilitaría”

Ese mismo espíritu de justicia es el que intentó desarrollar en una entrevista que el músico concedió vía e-mail al suplemento Culto de La Tercera. En conversación con el periodista Claudio Vergara, Briceño sincera que concede hablar con un medio a sólo porque necesita promocionar el recital de diciembre en el coloso de San Diego, pero que en general está rehuyendo de la opinología luego de las críticas que sufrió tras sus opiniones sobre el feminismo durante 2016.

Sobre ese tópico, el músico reconoció que “no es mi tema, y le tengo mucho respeto. Jamás me oirás hablando de feminazis ni minimizando los problemas que deben sobrellevar las mujeres por ser mujeres”. En seguida agregó que en general disiente del discurso progresista oficial, pues cree que va detrás del mismo poder que dice criticar. “Creo que en ese sentido la mujer se está pareciendo peligrosamente al hombre, siendo el hombre el modelo del desastre absoluto. Estamos nivelando para abajo”, establece.

Consultado sobre el llamado “bus de la libertad”, Briceño dijo que “me importa una soberana raja. Pero si tuviera que opinar, diría que me parece bien que se dé su vueltita. Es como el cuento del traje nuevo del emperador, la gente que apoya y financia ese bus se muestra ante la gallada tal cual es, en pelota. ¡Que hagan el loco si quieren! Atacándolos les dan en el gusto, les dan fuerza, en cambio, la indiferencia los debilitaría. En fin, el afán de que todos pensemos igual es empobrecedor”.

También se dio espacio para comentar sobre las elecciones presidenciales de este año, reafirmando su desconfianza en el sistema de representación (como manifiesta en su canción ‘Sal de ahí’), donde afirma que la gente exige a un tecnócrata con posgrado que sólo les asegure crecimiento económico sin pensar que “el progreso económico es retroceso en otros aspectos harto más vitales”. “La inmolación de la naturaleza a la tecnología. El otro día Piñera justificaba sus desmesuradas compras de tierras chilotas por amor a la naturaleza. Como si la naturaleza necesitara de su caridad. Debiera salir Piñera, si este país está lleno de Piñeras“, dice.

Por último, criticó también la excesiva corrección política que abunda en redes sociales ante un ambiente que él considera “frígido” frente a las injusticias sociales. “La gente por Internet parece terriblemente enrabiada, pero en la casa todos mansitos echados en el colchón, celular en la guata, tele, estufa y hervidor eléctrico prendidos, el microondas recalentando la comida”, asegura.