La comunidad de San Javier presentó una demanda contra una planta faenadora de cerdos para detener su instalación en el sector de El Arbolillo.

La iniciativa busca la nulidad de derecho público de la resolución de calificación ambiental de la Corema Región del Maule, que en 2008 aprobó un plantel porcino de carga instantánea mensual de más de 144 mil cabezas.

Los vecinos del lugar alegan que aprobar este proyecto a cargo de la empresa Coexca SA se infringieron normas y principios básicos de derecho ambiental como también garantías constitucionales.

El proyecto contempla piscinas anaeróbicas y un embalse de tratamiento de aguas servidas que supera las 76,76 hectáreas, mayor al casco urbano de toda la comuna.

Además, no se le ha pedido a Coexca el permiso sectorial de cambio de uso de suelo ni se ha tramitado la autorización para la construcción del embalse ni el cambio de curso de afluentes ante la Dirección de Aguas, que demora mínimo tres años.

La comunidad acusa que se quiere convertir San Javier en un “Freirina II” y que incluso la pestilencia se extendería hasta la comuna de Cauquenes.

También se acusa que en el proyecto no se describen las comunidades colindantes o áreas de influencia, algo que tampoco verificó la autoridad de la época.

Sobre todo pensando que el sector donde se emplazaría el proyecto corresponde a un sector reconocido en Chile por ley como Denominación de Origen.

En aquel lugar existen viñas de más de 200 años. Ni en Europa existen viñas tan antiguas como en este sector y menos las formas de cultivo biodinámicas.

A esto se agrega el hecho que Coexca SA al presentar el proyecto en el 2008 le cambió el nombre e indicó engañosamente otro lugar diferente al sector donde se emplazaría.

Cabe subrayar que la producción de la empresa estaría enfocada en el mercado asiático.