El pasado miércoles 12, M.J, estudiante de primer año de la Universidad Católica (19 años) celebraba junto a sus compañeros el fin de su semestre académico. Sin embargo, la alegría de la reunión se convirtió en terror cuando la estudiante fue atacada con un cuchillo por el chofer del taxi Uber que la llevaba de vuelta a su casa en La Reina.

“Fue de repente, iban llegando a la casa y él la empezó a insultar y a golpear. Ella le dijo ‘llévate todo’, pero él sacó un cuchillo carnicero y la atacó. Por suerte mi hija pudo empujarlo y bajarse del auto”, cuenta Karina, su madre.

La joven quedó con heridas menores, pero su mamá destaca que lo más difícil van a ser las consecuencias psicológicas, ya que la estudiante no quiere salir ni hablar con nadie y tiene mucho miedo.

La familia además denuncia que la empresa Uber no respondió como ellos hubieran esperado y les negaron la información sobre el conductor, que habían solicitado para hacer la denuncia ya que este actualmente se encuentra prófugo, según consigna La Tercera.

“Uno piensa que no tienen idea quiénes manejan los autos, no hay filtro de ningún tipo”, acusa Karina.

De este modo, el caso de la estudiante se suma a una serie de cuestionamientos que distintos usuarios –que han enfrentado situaciones de acoso y molestias– han realizado a la empresa por falta de supervisión a sus choferes para evitar estas situaciones.

Felipe Contreras, gerente general de Uber Chile, señaló que desde que se enteraron de la agresión, el chofer fue desactivado de la plataforma y que “estamos absolutamente dispuestos a colaborar con la Justicia en su investigación a través de nuestros canales oficiales, entregando toda la información que sea necesaria para esclarecer el caso”.

Por su parte, la Fiscalía Oriente señaló que recibió la denuncia y se ordenaron las primeras diligencias investigativas a la SIP de Carabineros a fin de ubicar al conductor del vehículo.