La Lady Professional Golf Association (LPGA), organización que rige el golf femenino estadounidense, estableció extrañas reglas de vestimenta para las jugadoras en el campo. En adelante, las golfistas no podrán utilizar minifaldas, ni poleras con escotes, entre otras prohibiciones.

El nuevo código de vestuario ha despertado una gran polémica: la organización que organiza el circuito de competición a nivel nacional señaló que no permitirá faldas, escotes ni mallas a no ser que también se lleve un pantalón corto. Según consigna Emol, las reglas fueron enviadas a todas las jugadoras a través de un correo electrónico por parte del presidente de la LPGA, Vicki Goetze-Ackerman.

En la misiva, expresar que las prendas femeninas no podrán ser utilizadas mientras se compite, especificando la longitud que deben tener las nuevas faldas y pantalones que se usen al competir. Además, tampoco podrán llevar determinados collares o aros mientras compiten.

El argumento de la LPGA es que, en el campo de juego, el único objetivo de las deportistas es el de competir, con normas que no generen ninguna controversia o deriven en polémicas extradeportivas. Las golfistas que incumplan con el nuevo código de vestimenta serán multadas con 1.000 dólares si se trata de la primera infracción, aunque se irá duplicando si la deportista vuelve a violar las normas.

La directora de la LPGA, Heather Daly-Donofrio, señaló que con estas reglas se busca que las jugadoras “se presenten de manera profesional para reflejar una imagen positiva para el deporte”. Sin embargo, no todos están de acuerdo con lo que la organización entiende por imagen positiva en un deporte donde históricamente las mujeres han sido vetadas y cuyo emblema, el Masters de Augusta, apenas abrió las puertas a dos socias hace cinco años.