─Ustedes son compañeras de universidad y “Ceacheí” forma parte de su proyecto de título. ¿De dónde viene esta inquietud por la conservación patrimonial?
─Nosotras estudiamos Diseño en Comunicación Visual en la UTEM. Siempre nos motivó la importancia del rescate del patrimonio cultural y la transmisión de éste. Siempre tuvimos intereses en torno a la cultura y al patrimonio. Identificamos que es un tema que no era tan valorado por las generaciones más jóvenes, en este caso los niños, y quisimos plasmar, de forma tangible, un pedacito de nuestro patrimonio cultural inmaterial, como los oficios populares de nuestro país. Nuestro proyecto busca acercar este tema a la identidad de las personas, sobre todo a los niños que se encuentran en una etapa de desarrollo donde absorben mucha información. Ahí es cuando se debe educar de la mejor manera.

─¿Por qué eligen el formato ilustración + verso en el diseño de este libro? ¿Por qué la estructura en verso para documentar la información en “Ceacheí”?
─Escogimos el formato, inicialmente, como un desafío grupal de enfrentarnos a la ilustración como herramienta comunicacional. Ninguna de nosotras es ilustradora y, entre las ideas que salieron, nos preguntamos qué pasaría si ilustramos estos oficios. En el camino nos dimos cuenta de que era una muy buena manera de llevar a cabo nuestro proyecto, especialmente considerando al grupo objetivo, los niños.
Durante la investigación, vimos que los versos son una manera entretenida y cercana de entregar información, a la vez que tienen una estrecha relación con los oficios populares. Los versos, rimas, y dichos están en el lenguaje chileno. Son también parte de nuestro patrimonio inmaterial, y quedan en la memoria de las personas. La mezcla entre ilustración y versos le otorga ritmo a la obra, lo que es más que adecuado para el aprendizaje en la infancia.

─¿Quién compuso los versos?
─Los versos fueron compuestos por las tres, como todo el libro. Todo el proceso creativo desde el inicio hasta el final fue por parte de las tres. Tuvimos muy buena cohesión para trabajar desde el inicio, lo que nos ayudó a lograr resultados que nos gustaban a todas. Somos buenas amigas hace años por tanto nuestro trabajo en equipo ha sido increíble. Además, cuando las mujeres estamos juntas, somos poderosas.

─¿Qué ocurre con las distinciones de género en los oficios populares? Revisando el contenido del libro, llama la atención la ausencia de mujeres en estos oficios. ¿Fue esta una inquietud para ustedes, también? ¿Encontraron datos que pudiesen fundamentar esta afirmación y elección, por lo mismo, de sólo ilustrar hombres ejerciendo los oficios?
─Cuando realizamos el proyecto nos percatamos que estos oficios eran mayormente desarrollados por personas del género masculino. No lo cuestionamos tanto en ese momento, ya que nos interesaba rescatar el patrimonio de los oficios y toda su historia. Hoy creemos que también es sumamente importante poder rescatar los oficios populares realizados por mujeres. Si bien el machismo y patriarcado nos han relegado históricamente al trabajo doméstico, existen muchos oficios que han sido realizados por mujeres y que tenemos que plasmar de alguna forma. Dejamos la puerta abierta para seguir investigando y ahondando en temas patrimoniales donde la mujer sea clave para esto: oficios que se realizan actualmente donde la presencia femenina se hace cada vez más relevante o rincones que no descubrimos en el pasado y que podamos rescatar nuevamente.

Ceacheí: Oficios de la cultura popular chilena
Paulina Loyola, Nathaly Pizarro, Claudia Yáñez
36 páginas
Editoral Ocholibros
Precio de referencia: $12.000