Señora directora:

Mi padre tiene ELA (Esclerosis Lateral Amiotrófica) y utiliza una máquina de ventilación mecánica para respirar. Habíamos enviado los antecedentes a Enel para que tuviera un trato preferencial en caso de corte de luz y también para aumentar el amperaje por las máquinas.

El fin de semana pasado, se corto la luz el día sábado a las 4:20 am y empezó un día caótico. Mi padre dejó de respirar bien, llamamos a Enel y dijeron que enviarían una patrulla para ayudarnos. Como mi papá no respiraba llamé a la HELP, quienes vinieron y decidieron no trasladarlo porque el riesgo de enfermarse en mi padre es fatal. Enel aún no mandaba ninguna respuesta. A las 8 me contacté con la Municipalidad de Las Condes, quienes enviaron al SAPU para ayudar a ventilar a mi padre, pero acordaron también que era un riesgo sacarlo. Ahí decidimos comprar un generador, porque lo estábamos asistiendo manualmente en la respiración y Enel no respondía nada aún. El generador costo más de $400 mil, pero fue la solución. Estuvimos tres días sin luz, dependiendo exclusivamente del generador para que mi padre viviera.

El día martes por fin llama Enel para ofrecerme un generador, situación casi cómica porque ya habían pasado más de tres días. Ese mismo día en la noche llegó la luz a mi casa.

Quise compartir mi caso con usted, porque así como nosotros, muchos vivieron algo parecido, incluso leí que una abuelita falleció, si nosotros no hubiésemos pedido préstamo para comprar el generador hoy quizás contaríamos dos víctimas.