Una serie de reuniones de la ministra de Educación Adriana Delpiano con los senadores de gobierno y oposición de la comisión de Educación terminaron por sellar un “acuerdo político” para el proyecto de desmunicipalización, que se encontraba trabado en dicha instancia legislativa.

Así, una serie de indiciaciones fueron ingresados el pasado lunes al proyecto de Nueva Educación Pública, las que conjugan el trabajo de los ministros Delpiano y Eyzaguirre con los senadores Andrés Allamand (RN), Ena von Baer (UDI), Jaime Quintana (PPD), Ignacio Walker (DC) y Carlos Montes (PS).

Las principales modificaciones pueden terminar sentenciando el futuro de la iniciativa. Esto porque uno de los acuerdos fue un período “transicional”. Si antes se proponía el traspaso obligado de 5.220 colegios municipales a 68 servicios locales, ahora el proceso se dividirá en dos. El primero durará solo 4 años y se crearán tan solo 11 servicios locales.

Pasada la primera etapa, es decir, en 2021, el próximo presidente recibirá un informe de una comisión de expertos y podrá realizar los cambios que estime conveniente. Es decir, le deja la mano al próximo gobierno. “Aquí hay un doble realismo político. Es absurdo que un gobierno pretendiera imponer un proyecto de esta naturaleza contra la voluntad del gobierno siguiente”, afirmó el senador Andrés Allamand.

Además, el acuerdo también dejó que se abriera la posibilidad de que algunas municipalidades puedan no ser incorporadas al proceso de desmunicipalización y no sea un proceso obligatorio como era antes.

“Lo que antes era breve, rígido y obligatorio; hoy se permiten pausas y con un sistema que podrá ir reevaluándose”, aseguró la senadora Ena von Baer.