La polémica por la votación en la Cámara de Diputados que dejó al proyecto de despenalización del aborto en un punto crítico continúa. Uno de los aspectos más criticados ha sido el “pareo” al que varios diputados de la Nueva Mayoría se sometieron –compromiso al que suscriben con otro parlamentario del bando opositor y que consiste en abstenerse de la votación si el otro no está presente en la sala, como una especie de “fair play”– y que en la práctica terminó restando votos necesarios para alcanzar el quórum de 4/7 o los 67 votos para aprobar la normativa.

Entre los parlamentarios “pareados” estaba el radical Fernando Meza, quien llegó el jueves al país luego de una actividad política en Colombia y que no participó de la votación. Meza acusó al ministro de la Segpres Nicolás Eyzaguirre de no informar la norma de quórum.

“Hasta ese instante (jueves en la mañana) yo desconocía que había una norma de quórum que recién apareció a última hora del miércoles. Por eso estaba pareado, porque sólo se requería quórum simple para aprobar estas tres causales, con las que yo estoy totalmente de acuerdo (…) Lo que sucedió, simplemente, es que el ministro (Nicolás) Eyzaguirre, con su ineptitud acostumbrada, no comunicó prontamente la existencia de esta nueva norma de quórum calificado en el momento que debió hacerlo, es decir, el miércoles”, consigna Emol.

Meza agregó que “el jueves, cuando aterricé en Santiago, no solo desconocía esta norma, sino que además estaba tranquilo, porque estaba pareado y no exigía mi presencia ni mi voto en Valparaíso para aprobar las tres causales, que era lo que me interesaba”.

De este modo, como la iniciativa no alcanzó los votos necesarios para ser aprobada y promulgada, el proyecto será revisada por una Comisión Mixta integrada por cinco diputados y cinco senadores. Sin embargo la próxima corresponde a una “semana distrital”, es decir, el período que los parlamentarios destinan al trabajo en terreno en sus respectivos distritos o circunscripciones, por lo que el avance del proyecto podría atrasarse por varias semanas.