Un polémico cruce de palabras protagonizaron la senadora Lily Pérez, quien votó a favor del proyecto de aborto en sus tres causales, y el panelista de En Buen Chileno de Canal 13, Sergio Melnick.

El ingeniero comercial y ex ministro de Augusto Pinochet admitió en plena discusión que de estar en el Senado “hubiese votado con certeza por dos de las causales, y la de la violación, no lo sé, es complicado, este es un tema de creencias, no de razón, es la razón versus la creencia“.

Pero su opinión se convirtió en un artero ataque a la legisladora cuando señaló que “uno tiene derecho a pedir cierta coherencia, que es la que yo no veo en Lily Pérez” y desestimó el argumento por la existencia de aborto terapéutico antes de 1989 porque “el tema no es la discusión del pasado, el tema es lo que viene y lo que viene es la manipulación de la vida, los úteros artificiales, el cruce de la tecnología y la biología, que son inevitables”.

“Le tengo cariño en lo personal, en lo político no. Ella es una política oportunista“, sentenció Melnick sobre la senadora, quien respondió enérgicamente y acusó que el panelista “cada cierto tiempo cuestiona todo. A él no le gusta porque yo voté contra el lucro en la educación superior, y él tiene intereses en esa área, gente de su familia“.

“A mí las opiniones de un señor que se ha caracterizado por atacar a las mujeres de la forma más misógina que yo he visto en los últimos años me resulta irrelevante”, añadió Lily Pérez y luego acusó que “si yo fuera hombre, no me diría lo que me está diciendo. Yo soy una mujer de derecha, pero derecha para mis cosas”.

La senadora insistió en su punto y subrayó que “en nuestro país, hasta 1989, durante toda la época de la dictadura militar, gobierno que apoyó el señor Melnick“, algo que encontró rápida respuesta en su interlocutor, quien la interrumpió: “¿Y tú?”.

“Perdón, pero si yo no tenía edad”, se defendió Lily Pérez y argumentó que “no estuve en cargos de gobierno, usted tenía un cargo, yo no, está bien pues, defiéndalo con orgullo, yo era una niña”. Esto fue respondido por Melnick con un sobrio: “Ese es el oportunismo“.

Más adelante se defendió de las acusaciones de misogonia y señaló que es muy difícil que el hijo de una feminista de los años ’20 sea misógino.