Una madre denunció una serie de violentos episodio de discriminación contra su hijo de 15 años en el Colegio Español de Coquimbo en razón de su identidad sexual, según consignó el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh).

Pese a que la organización envió una carta solicitando respuesta ante lo ocurrido y pese a los emplazamientos de la mujer, el dirigente Rolando Jiménez manifestó “es claro que ningún profesional, docente, directivo o alumno respetó la identidad de género del joven y, muy por el contrario, lo obligaron sin piedad a comportarse de acuerdo a un sexo que no lo identifica, ni define”. 

De hecho, cuando el adolescente comenzó a expresar su identidad de género, algunos compañeros de su curso comenzaron a hostigarlo: fue bloqueado de grupos en Whatsapp y apartado de conversaciones, además de recibir consejos o “exigencias” para que usara vestimenta femenina.

Según denuncia el Movilh, en ocasiones intentaron maquillarlo y se negaron a prestarle los cuadernos cuando faltó dos días por estar enfermo. En otro episodio, enmarcado en el Día del Alumno, la profesora y los estudiantes impidieron que imitara a un cantante hombre y lo obligaron a doblar a una artista mujer.

Los abusos contra el adolescente se hicieron más frecuentes en clases de educación física. En una de ellas, el pasado 22 de mayo, un compañero lo trató de “maricón, no te creí tan hombre”, luego de haber rechazo un balón, mientras que otra de las alumnas le dijo que no quería estar cerca de él porque le daba miedo y podía contagiarla de algo por ser “depravada y pervertida”.

Luego de responder con un golpe ante las agresiones, el colegio reaccionó “transformando automáticamente al joven trans en victimario, pese a ser la única víctima de este proceso”, según indicó la organización.

Durante el pasado 6 de junio, el jefe de UTP expuso la situación en una reunión de curso, visibilizando la identidad de género del joven y presentándolo como un problema, además de tratarlo como mujer en todo momento. Desde ese momento, la madre optó por dejar de enviarlo al colegio y el joven se encuentra hoy con depresión e ideas suicidas.

Pese a que la madre denunció el caso ante la Superintendencia de Educación, un mes más tarde la entidad desestimó las acusaciones, señalando que “al tomar conocimiento de los hechos activó acciones de apoyo al estudiante como fue el ingreso al Programa de Integración escolar y apoyo psicológico”.

En una misiva dirigida al Movilh, el jefe de departamento de Denuncias y Mediación de la Superintendencia, Óscar Acevedo, manifestó que hay nuevos antecedentes y que el reclamo “será reactivado y se realizarán nuevas gestiones con el fin de indagar y establecer si efectivamente existió vulneración de derechos a su hijo y realizar todas las acciones que dentro de nuestras facultades nos permitan resguardar y reestablecer los derechos que le asisten a él y su familia”.