A través de una carta dirigida al subsecretario de Interior, Mahmud Aleuy, el jefe nacional del Departamento de Extranjería y Migración, Rodrigo Sandoval, presentó el pasado miércoles la renuncia a su cargo, que se realizó luego del importante retraso que ha tenido el gobierno en presentar el proyecto de ley de Inmigración en Chile.

“Me sentí en incapacidad de seguir cumpliendo mis funciones porque lo que se me pedía hacer como jefe del departamento, era distinto a lo que yo creía”, afirmó Sandoval, consigna La Tercera.

Además, durante la mañana de este jueves el renunciado jefe del departamento de Extranjería afirmó que la inmigración es “una realidad emergente, crítica para el desarrollo económico y sociocultural de Chile” y que “la discusión de fondo es qué relación es la que Chile quiere tener con la migración“.

Por eso, en conversación con Radio Cooperativa, Sandoval también señaló que “yo siento que toda decisión pública requiere contar con fundamentos técnicos para su implementación” pero que en la institución que dirigía desde un tiempo “había varias medidas que no se tomaban de esa forma“.

De este modo, afirmó con respecto a la inmigración en el país que “toda la política es incoherente porque por un lado uno avanza en el acceso a derechos de las personas migrantes y por otro no existen herramientas para que puedan aportar al desarrollo con su trabajo”. Por eso, sentenció que “el sistema chileno termina condenando a los extranjeros a transformarse en una carga social”.

Rodrigo Sandoval explicó además que Chile actualmente no cuenta con una cifra exacta de la cantidad de extranjeros que hay en el país pero que el rango se encuentra  entre 200 mil y 800 mil, y que “cuando tenemos esa fragilidad no vamos a poder desarrollar políticas coherentes”.

En su reemplazo, se nombró a Gabriela Cabello, quien se desempeñaba como jefa jurídica del departamento.