La artista Cecilia Pantoja, más conocida como “Cecilia, la incomparable” recordó el accidente que sufrió hace un año, después de un show en Antofagasta, cuando complicaciones respiratorias la mantuvieron en coma inducido por un mes.

“Los doctores me dijeron que no la contaba dos veces, que hicieron lo imposible por salvarme en toda la UCI de Antofagasta”, sentenció en entrevista con el programa Dulce Patria de Radio Cooperativa.

La intérprete y compositora confesó que “yo solo me acordaba que había actuado. Me acuerdo que me acosté y me dormí, pero nunca desperté”.

La recaída la tuvo al borde de la muerte y la propia artista pensó en despedirse para siempre de los escenarios. Sin embargo, su salud mejorará y está lista para dos nuevos shows durante este fin de semana en Valparaíso y Santiago. Al respecto, Cecilia señaló sentirse “bastante bien, contenta por estar viva, por estar mucho mejor, por estar en condiciones de poder hacer mi trabajo, que es lo que amo. Es una pasión. No puedo permitirme no estar cantando y actuar”.

“Esto no es circo. La gente ha sido todo para mí: mi familia, mis ingresos, mi llanto, mi risa, mi crecimiento como artista”, consignó.

Cecilia recordó sus tiempos de amigas con Violeta Parra, una artista con la que compartió diversos momentos. Durante los 60′, compartieron en estudios de grabación donde “conversábamos de la vida, nos reíamos, comentábamos anécdotas, cosas personales”.

En opinión de la intérprete, Violeta “tenía un carácter fuerte, mucha personalidad, pero era muy simpática”. Cecilia confesó que la cantautora le contó que había escrito tres canciones para ella, que esperaba presentarle en su carpa de La Reina justo el día en que decidió terminar con su vida.

“Tenía actuaciones comprometidas, así que no pude ir a verla. Sentí mucha pena cuando supe que había muerto. Canté muy mal, no podía cantar bien ni interpretar nada. No podía creerlo”, sentenció Cecilia.

La artista también recordó los años de dictadura, sentenciando que fue un período “que nos embrumó a todos, paró todo. Fue muy mala para mí y para muchos, vi muchos desastres. Era un movimiento tan irregular con el concepto de humanidad, fue chocante y triste”.

A la vez, se refirió a las críticas que recibió por su estilo, muy diferente a lo que se esperaba de las artistas de la época, especialmente a la hora de imponerles una forma de ser mujer que ella nunca aceptó: “Fui terriblemente adelantada para mí época. Usar pantalones y el pelo corto era difícil”, reflexionó.

Por último, Cecilia se posicionó a favor del aborto: “Es un tema tan delicado que tiene que solucionarlo la mujer que está en esa posición. Es una decisión de la mujer, no del parlamento. Tiene que ser libre y comprensible”, cerró.