Angela Davis cuestionó el encarcelamiento como solución de la violencia de género durante su sexta visita a Brasil en el marco del Día Internacional de la Mujer Afrolatinoamericana y Afrocaribeña, el que se conmemora cada 25 de julio.

En un discurso pronunciado en la Universidad Federal de Bahía (Ufba), en la ciudad de Salvador -una de las más negras del país- la filósofa estadounidense cuestionó a los asistentes: “¿Cuánto de transformador hay en mandar a alguien que ha cometido violencia contra una mujer a una institución que produce y reproduce la violencia?”.

“Las personas salen aún más violentas de la cárcel. Adoptar el encarcelamiento para solucionar problemas como la violencia de género reproduce la violencia que tratamos de erradicar“, puntualizó.

Para Davis, “no son las personas individualmente quienes deciden que la violencia es la respuesta; son las instituciones que nos rodean las que están saturadas de violencia”.

“Si el Estado utiliza la violencia policial para solucionar problemas, se transmite el mensaje de que la violencia también puede utilizarse para resolver problemas en otros ámbitos como en el de las relaciones de pareja. No podemos excluir la violencia de género de otras violencias institucionales“, argumentó.

La ex miembro de Las Panteras Negras sostuvo que “en el pasado hubo quienes defendían la esclavitud de forma ‘más humanizada’. Ese argumento no tiene sentido, pero hoy hay quienes defienden la reforma del sistema carcelario. Tanto la esclavitud como la cárcel son instituciones de represión estructuradas en el racismo”.

En el discurso de Davis, que duró cerca de una hora, la activista subrayó que las mujeres “no reivindicamos ser incluidas en una sociedad profundamente racista y misógina, que prioriza la ganancia en detrimento de las personas. Reivindicar la reforma del sistema policial y penitenciario es mantener el racismo que estructuró la esclavitud”.

“Adoptar el encarcelamiento como estrategia es abstenernos de pensar en otras formas de responsabilización. Por eso, hago hoy un llamamiento feminista negro para abolir el encarcelamiento como forma dominante de castigo y pensemos en nuevas formas de justicia”, cerró.