“Ricardo Rincón debiera declinar su candidatura”, dijo Ignacio Walker, uno de los senadores más influyentes en la interna de la Democracia Cristiana, durante la última emisión de Tolerancia 0.

Desde que la Junta Nacional de la DC, desarrollada durante el pasado fin de semana, determinó continuar con la candidatura del hombre acusado por violencia intrafamiliar, el partido ha vivido jornadas turbulentas. Las presiones para que Rincón decline su postulación crecen a cada hora y su porfía tiene a la Falange viviendo una crisis inmensa.

A la posibilidad de que la candidata presidencial Carolina Goic, una de las principales opositoras a Rincón, abandone la aventura presidencial, se suma la reciente renuncia del diputado Sergio Espejo a su militancia en el partido. Eso sin contar la dura carta que Christian Kirk, marido de Goic, donde llamó a la DC a expulsar a “los fariseos del templo”.

En el 16° Juzgado Civil de Santiago, el martes 28 de enero del 2003, se estampó la denuncia. Carolina Hidalgo, entonces pareja del desaforado diputado Ricardo Rincón (por injurias al denunciar el tráfico de animales por parte de veterinarios en 2001), relató una serie de sucesos que vivió junto a su pareja durante casi tres años de convivencia y que fueron calificados por la justicia como violencia intrafamiliar.

Este hecho, 15 años después, generó la profunda crisis que envuelve a la DC, pero no fue la primera vez.

De acuerdo al ex jefe de bancada DC Waldo Mora, en 2005 Ricardo Rincón fue bajado en su intento por repostular al Congreso, luego de no resultar electo en la elecciones parlamentarias del 2001. En aquella ocasión, la directiva presidida por Adolfo Zaldivar lo bajó, según dijo Mora a La Segunda.

“La mesa de Adolfo, compuesta también por Rafael Moreno, Patricio Rojas, Alejandra Sepúlveda y Jaime Mulet, tomó la decisión de que, por la denuncia efectuada en contra de Rincón, por parte de la niña que era sus polola, él no podía ser candidato a diputado. Ella lo acusó ante la misma mesa y era por violencia intrafamiliar”, contó el ex jefe de bancada.

Ante la consulta si Rincón reconoció los hechos, Mora respondió: “cuando la directiva lo baja y no va, hay un reconocimiento tácito, porque no pudo apelar. Yo conversé con él, pero fue entre los dos y no voy a dar a conocer lo que se dijo”.