Tres funcionarios -un sargento y dos cabos- de la 21° Comisaría de Carabineros de Estación Central fueron dados de baja ayer, después de acreditarse que los uniformados le exigieron a un comerciante colombiano una coima de 50 mil pesos a cambio de no pasarle una multa.

Los oficiales llegaron hasta el minimarket La Unión a comprar alcohol cuando se dieron cuenta que el local tenía su patente de venta ya vencida. Le dijeron al comerciante, un inmigrante colombiano, que todo se podía solucionar con “dos asados” que costaban 80 mil pesos. 

Tenían solo 50 mil en caja, las que le entregaron a los oficiales. Los comerciantes hicieron la denuncia después de que se fueran y la investigación de la institución comprobó los hechos.

“No estamos para amparar delincuentes que deben estar en la cárcel”, dijo el coronel Sergio Carrasco de la Prefectura Central Norte. Los oficiales fueron detenidos por soborno, dados de baja y quedaron a disposición de los tribunales de justicia.

La 21° comisaría de Estación Central es la misma unidad policial que hizo noticia a principios de julio, al descubrirse que cuatro funcionarios facilitaron el asalto al mall Plaza Alameda.