La última vez fue en 1918. El primer eclipse solar total que recorrerá Estados Unidos de costa a costa ha suscitado gran interés y expectación científica y ciudadana. Quienes habiten en el hemisferio norte podrán apreciarlo en toda su magnitud (aunque al sur del Ecuador también se podrá apreciar parcialmente), por lo mismo, multitud de fiestas de observación se han organizado en todo el país del norte, y se temen efectos indeseados como grandes atascos de tráfico a medida que se oscurezca el cielo de Oregon a Carolina del Sur.

El hecho ha generado expectación además en el mundo científico, porque más allá del espectáculo visual, la NASA informó que habrá dos interesantes efectos sobre el planeta esta alineación.

Lo primero que se debe saber es que la luna estará en su fase “nueva”, por lo tanto cualquier efecto gravitacional que se espere durante el eclipse solar, también sucederá cada vez que haya “Luna Nueva”, la que ocurre cada 28 días.

40 milímetros más cerca del sol

El efecto gravitacional de la luna y el sol en un mismo lado de la Tierra durante una Luna Nueva, es mucho más dramático si se revisa qué es lo que le sucede al Planeta en general.

Primero, la fuerza gravitacional de la luna y el sol causan que se forme una pequeña “ola” en la capa rocosa de la Tierra. Si estás en la misma línea definida por los centros de la Tierra, el Sol y la Luna, la corteza terrestre se deformará y “subirá” unos 40 milímetros en un rango de 300 kilómetros en la superficie.

Por lo tanto, si estás mirando el Eclipse, estarás literalmente 40 milímetros más cerca del Sol.

Todo será más liviano

Desde el punto de vista del observador, se está bajo la influencia gravitatoria de la Tierra, la luna y el sol. Para el eclipse del 21 de agosto, la Tierra estará a 151.4 millones de kilómetros del Sol, y la Luna estará ubicada a 364.649 kilómetros de la superficie de la Tierra.

Usando la ley de gravedad de Newton, se puede calcular la fuerza del Sol, Luna y Tierra, en una persona que pesa 80 kilos.

A este cálculo, la Tierra aporta 784.1 Newtons (80,02 kilos), la Luna 0.00029 Newtons (0,004 kilos) y el Sol 0.4633 (7 gramos). Nuestro planeta, al rotar provee una fuerza centrífuga anti-gravitatoria que también se puede calcular.

De esta manera, si se añada a las fuerzas con sus direcciones corregidas se obtiene una fuerza gravitacional de 783.634 Newtons o 79,976. Es decir, durante el Eclipse Solar Total, se pesará 0.4 kilos menos. Dicho en otras palabras, los objetos en la superficie de la Tierra se sentirán un poco más ligeros.