El hombre blanco heterosexual continúa dominando el cine de Hollywood tanto delante y detrás de las cámaras, mientras que las mujeres, las minorías raciales y la comunidad LGBT siguen con escaso protagonismo en las películas estadounidenses. 

Esta es la principal conclusión de un estudio divulgado por la Escuela Annenberg de Periodismo y Comunicación de la Universidad del Sur de California (USC), a partir de un proyecto en marcha que todos los años analiza la diversidad de las cien películas estadounidenses más taquilleras de cada año desde 2007 y con excepción de 2011.

En esta ocasión, los investigadores publicaron sus hallazgos de 2016, año en el que destacó el estreno de “Moonlight”, película protagonizada por un negro homosexual y que ganó el Óscar 2017 en la categoría de “Mejor Película”.

Sin embargo, la desigualdad ha seguido reinando en el cine hollywoodense, y de hecho, “Moonlight” fue la única película con un protagonista LGTB entre las cien analizadas.

En cuanto a la distribución por género, de los 4.583 personajes con diálogo de los filmes de 2016 sólo el 31,4 % fueron mujeres, que corresponde al mismo porcentaje alcanzado en 2015. La cifra más alta en esta categoría se alcanzó en 2008 y 2009, cuando los roles femeninos ascendieron a un 32,8%.

“Los espectadores vieron en 2016 a 2,18 hombres por cada mujer en la pantalla”, destacaron los expertos de USC. El estudio además subrayó que solo 34 películas de las cien más exitosas de 2016 tuvieron a protagonistas o coprotagonistas femeninas, y llamó también la atención sobre la diferencia de la representación de la mujer según el género de cada cinta. Por ejemplo, en las películas de acción y de aventuras, las mujeres solo se encargaron del 23,4 % del total de roles.

Por otra parte, detrás de cámaras la desigualdad también es profunda, ya que de los 120 realizadores (incluyendo codirectores) de las cien películas más taquilleras en 2016, solo cinco fueron mujeres.

Y en cuanto a la temática racial, los personajes de Hollywood continuaron en 2016 siendo mayoritariamente blancos, alcanzando un 70,8 % de presencia, en contraste con el 13,6 % de roles de negros, 5,7 % de asiáticos y el 3,1 % de latinos.

Por último, de los personajes analizados en 2016 sólo 51 fueron identificados como miembros de la comunidad LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transexuales).

Puedes ver el estudio completo en este link.