Como una noticia de impacto mediático mundial se difundió esta madrugada la detención de los dirigentes de oposición venezolanos Leopoldo López y Antonio Ledezma.

Ambos cumplían arresto domiciliario y durante la mañana oficiales del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) procedieron a detenerlos y llevarlos a la cárcel militar. El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) informó en un boletín de prensa que “se recibieron por fuentes de inteligencia oficial información que daban cuenta de un plan de fuga de dichos ciudadanos, por lo cual y con la urgencia del caso, se activaron los procedimientos de resguardo correspondientes”.

El tribunal argumentó que se “verificó el incumplimiento de las condiciones impuestas para que se mantuvieran bajo arresto domiciliario”.

La esposa de López, Lilian Tintori, denunció la situación a través de Twitter esta mañana, junto a un video que se volvió tendencia mundial.

Lo mismo con Mitzi Capriles, esposa de Antonio Ledezma.

Tanto López como Ledezma se encontraban en arresto domiciliario. Sus declaraciones llamando a no votar en la última Asamblea Constituyente habrían perjudicado con sus situaciones.

Ambos son sindicados como los líderes más radicales de la derecha venezolana, con más de un llamado abierto a la intervención militar extranjera y la violencia como vía para sacar a Maduro del poder.

Leopoldo López cumple una condena de 14 años ed cárcel por hacer llamados a la violencia en las protestas de 2014 que terminaron con más de 50 muertos.  Después de tres años en Ramo Verde, fue puesto en arresto domiciliario hace unos meses por problemas de salud.

Ledezma, en tanto, ex alcalde de Caracas, todavía espera sentencia tras ser arrestado acusado de conspiración para un golpe de Estado.