Luego de 95 días en prisión preventiva, el teniente coronel Mauricio Saldaña se encuentra en arresto domiciliario total en su casa de Las Condes. En entrevista con The Clinic, el ex uniformado contó cómo operaba la banda que concretó el millonario desfalco y cuáles fueron sus motivos para participar.

“Hay que remontarse a diciembre de 2009. Con Andrea tenemos 3 hijos y en diciembre de 2009 a ella le diagnostican un cáncer de mamas. Obviamente eso generó varias cirugías. El tumor era bastante grande e incluso le tuvieron que extirpar la mama izquierda”, sentencia para explicar su ingreso a la banda.

Más tarde, en 2011, su hija de 7 años enfermó de un tumor que se alojó en su cerebelo: “Veníamos ya con lo de Andrea y se genera un efecto familiar fuerte. Pasa lo de Belén, se le extrae esto, sale normal y nos quedamos sólo con el cáncer de Andrea”, describe.

Robinson Carvajal fue el funcionario que lo reclutó, consciente de su situación familiar.

“Él me pregunta primero si yo tenía cuenta corriente, y ahí quedo en el grupo de los cuenta correntista. A mí no se me explica cómo es la modalidad, uno se entera por los reiterados depósitos. En primera instancia, es “tienes cuenta corriente, yo te voy a avisar qué hacer con aquello”. La primera vez que cae este depósito fueron cerca de $68 millones”, relató Saldaña.

El ex teniente coronel asegura que no sabía cuántas veces se repetiría la operación ni de dónde provenían los dineros: “Uno podía deducir que era institucional, por los datos del depósito. Era así, caía un mes un depósito; pasaban 3 meses, otro; luego un mes, otro. De mayo 2014 a noviembre de 2015 en 10 oportunidades recibí estos depósitos”.

Saldaña asegura que gastaba el dinero en pagar la isapre, las cuotas de colegio y las cuentas en general. “Lo que uno alega es que uno no se enriqueció con esto…También le daba cuotas de alegría a mi señora. Porque uno ahora lo ve frío, pero 2009 cáncer de mamas, después metástasis de cabeza, eso te caga. Cirugías que hay que pagar casi al contado”.

“Uno escuchaba que tal comandante o coronel, en vez de tener un auto tenía tres. Cosas así”, reconoció el carabinero sobre los rumores que rodeaban el fraude. Sin embargo, asegura que “jamás pensé que habían 105 personas y la plata tampoco. Es un tremendo número”.

Por último, el ex teniente aseguró que el tema era un secreto a voces y que estaba dentro del conocimiento de oficiales con mayor jerarquía: “Estaba el tema de los comentarios, de los pasillos, que algo raro estaba pasando. Aparte del fraude hay situaciones de procedimientos que da cuenta de que algo pasa en Carabineros que muestra que algo irregular estaba pasando, que algunos controles no se hacían”.