Hoy se constituirá la comisión mixta en el Congreso por el proyecto de la despenalización del embarazo en tres causales. Pero la verdadera batalla que queda será en otra sede: El Tribunal Constitucional.

Se espera un trámite rápido para hoy, pues desde Chile Vamos ya tienen, recién salidos del horno, los dos requerimientos que presentarán ante el organismo. Lo harán mañana, cada texto suscrito por los diputados y senadores, respectivamente. Los abogados que protagonizarán los alegatos son Miguel Ángel Fernández y Rodrigo Díaz de Valdés y tienen el objetivo de borrar con todo: que se caigan las tres causales de peligro para la vida de la mujer, inviabilidad fetal de carácter letal y embarazo por violación.

Eso sí, los dos textos presentan argumentos distintos. El de los senadores apunta a que “no despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo, sino que legaliza el aborto directo”, pues “impone a terceros la obligación de realizarlo”.

Pero lo central es que dicen que el Congreso no tiene las facultades para legislar sobre el tema. Dicen que la Constitución protege la vida del que está por nacer y que “crear un derecho subjetivo” de abortar es contrario a la Carta Magna. “La Constitución obliga directamente a gobernantes y gobernados. A todos los órganos del Estado, incluido el legislador. Este debe someter su actuar a la Constitución, conforme a lo establecido en ella”, dice el texto citado en La Tercera.

Senadora UDI lidera la ofensiva contra el aborto en tres causales

“Espero que los miembros del Tribunal Constitucional sean capaces de resistir la presión de la Nueva Mayoría y de grupos de izquierda y que evalúen los requerimientos desde el punto de vista jurídico”, dijo la senadora Jacqueline van Rysselberghe.

PC quiere inhabilitar a Marisol Peña

En paralelo, desde el oficialismo también preparan sus cartas para la batalla en el Tribunal Constitucional.

Te puede interesar: Quién es Alfredo Etcheberry, el abogado DC que defenderá la postura del gobierno en el proyecto de aborto ante el TC

Una de las 10 personas que definirán el futuro de la iniciativa es Marisol Peña, ministra que se desempeña desde el 2006 en el TC. La bancada del Partido Comunista, lideradas por Camila Vallejo, intentarán que se inhabilite a Peña por una declaración que dio en 2008 en el mismo tribunal, cuando se opuso a la divulgación de la píldora del día después porque dudaba si era “abortiva” o no.

El artículo 22 de la Ley Orgánica que regula al tribunal estipula que “el hecho de haber emitido opinión con publicidad o dictamen sobre el asunto concreto actualmente sometido a conocimiento del tribunal”, es una causal de implicancia.

“La ministra Peña tiene un juicio formado en el sentido de que, a su juicio, la interrupción del embarazo es inconstitucional; además, la posición de mayoría, que suscribe la ministra, es que ‘la protección constitucional de la persona se inicia desde el momento mismo de la concepción’, aspecto central en el debate actual”, dice el texto que presentará la bancada comunista.

La configuración interna del TC hace prever un posible empate en el proyecto de aborto en tres causales, caso en el que quien defina sería el presidente Carlos Carmona, cercano al gobierno. Con Peña fuera del cuadro, la balanza se inclina a favor de la iniciativa.