Las informaciones que ponen en duda la continuidad del megaproyecto hidroeléctrico Alto Maipo (531 W)  ya llevaban algunos meses rondando. Primero fue el Grupo Luksic, que en enero de este año y debido a un anuncio de alza en los costos, negoció su salida del proyecto; y a comienzos de junio se sumó el fin del contrato con Constructora Nuevo Maipo (CNM), consorcio europeo encargado de construir un túnel de 67 kilómetros que une dos centrales clave para Alto Maipo (Las Lajas y Alfalfal II).

Este último quiebre fue el que desencadenó la crisis actual: AES Gener –empresa estadounidense controladora del proyecto– puso fin anticipado al contrato con los europeos asegurando que cometieron “infracciones importantes al contrato” y les realizó el cobró de una boleta de garantía por US$ 75 millones. Esta situación derivó en una disputa legal que actualmente está en trámite en un tribunal de Nueva York.

La salida de CNM implicó además una nueva alza en los costos del proyecto, que en abril ya habían ascendido de US$2.050 a US$2.500 millones. Por eso ahora ante este escenario, el pasado lunes 31 de julio y a través de un oficio enviado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), AES Gener informó que el proyecto entró en un “default técnico”.

Este escenario implica que la empresa no se encuentra en condiciones de saldar los pagos con sus deudores, y que no puede cumplir con las metas correspondientes a pagos y costos del proyecto que había proyectado en un comienzo para Alto Maipo

Si bien la empresa no especificó cuál es el costo al que hoy asciende el proyecto –explicó que aún no es posible determinar con precisión el impacto de la salida de CNM– sí se anunció que la deuda financiera del proyecto a la fecha asciende a US$613 millones. Y ante el escenario de “default técnico”, no pueden solicitar nuevos desembolsos de sus acreedores hasta que se regularice la situación.

“AES Gener está realizando los mayores esfuerzos por encontrar una solución financiera que viabilice el proyecto, sin embargo, debemos ser realistas y tal como lo señalamos en el hecho esencial enviado a la SVS, si las negociaciones que llevamos a cabo no llegan a buen puerto, podría verse comprometida la continuidad del proyecto”, comentó el gerente general de AES Gener, Javier Giorgio a Pulso.

En busca de un nuevo contratista

Esta situación generó un estado de alerta en los ejecutivos de la empresa, quienes se han desplegado a toda marcha en una serie de reuniones para salvar el proyecto.

Una de las principales tareas es conseguir un nuevo contratista que reemplace a CNM y por ello se encuentran en negociaciones con el contratista principal y accionista del proyecto Strabag, junto con otros potenciales interesados con experiencia en túneles, tanto nacionales como extranjeros.“Esto podría generar un atraso mínimo de tres o cuatro meses”, señaló a La Tercera una fuente conocedora de las negociaciones.

Sin embargo, en la industria indican que no son muchas las empresas que estarían dispuestas a asumir la continuidad de las obras, considerando las dificultades técnicas que presentó la iniciativa en la construcción de los 67 kilómetros de túneles, consigna el mismo medio.

Pero por otra parte, las entidades financieras acreedoras del proyecto están apostando por su continuidad. “Todos los bancos queremos que Alto Maipo continúe, porque hay muchos recursos invertidos. Algunos bancos están más expuestos que otros, pero existe el compromiso de darle viabilidad al proyecto”, explicó una fuente del mundo financiero al tanto del tema.

Hasta el 30 de junio, el proyecto presentaba un avance en su construcción del 54,5%.