Había expectación en torno a la declaración de la presidenta de la Democracia Cristiana Carolina Goic, que había puesto en duda su candidatura presidencial después de que el fin de semana pasado la Junta Nacional de la DC  confirmara la repostualación al Congreso de Ricardo Rincón, condenado por un caso de violencia intrafamiliar.

Pero hoy, Goic decidió dar un golpe de timón: Como presidenta del partido, anunció que vetará la candidatura de Rincón y que continuará como candidata presidencial.

“La mesa del partido me ha dado la atribución de aceptar y retirar candidaturas. Ejerceré esa atribución en todos los casos que corresponde, en en especial con el diputado Ricardo Rincón. Esto es no declarar, no inscribir su candidatura“, anunció.

Además, instó al abogado constitucionalista Patricio Zapata a que asesore a la mesa del partido para revisar todas aquellas candidaturas que puedan estar reñidas con la ética.

Hoy hemos elevado el estándar ético y es un triunfo de la gente, de la ciudadanía, que ninguna persona con una condena por violencia intrafamiliar sea candidato. Hemos elegido el camino difícil, pero estoy segura que es el correcto”, agregó la candidata, que confirmó su camino a La Moneda rodeada de alcaldes y militantes de base de la Democracia Cristiana, ante una notoria ausencia de parlamentarios del partido.

Goic aprovechó también de enviar un mensaje a quienes serán sus contrincantes en noviembre: “Quiero emplazar desde aquí a candidatos y candidatas, de izquierda y de derecha, a que sigan este ejemplo, que quienes aspiran a representar a la ciudadanía estén a la altura ética que corresponde”.