La ex ministra de Justicia Javiera Blanco dejó su cargo hace ocho meses, pero sigue siendo investigada por la muerte de Lissette Villa, la niña que falleció mientras se encontraba bajo cuidado del Sename.

Según consigna Cooperativa, en su declaración ante la Fiscalía, Blanco aseguró que “se enteró por la prensa” de la contenciones realizadas por las cuidadoras a la pequeña, que terminaron por propiciar su muerte.

“La misma noche que falleció Lissette, la directora (del Sename, Marcela) Labraña se comunicó conmigo por teléfono avisándome de que una niña había muerto en el interior del Centro Galvarino, pero no tenía mucha información acerca de lo ocurrido. Sólo me dijo que se descompensó, pero no me informó cómo falleció, me habló de unas convulsiones y creo que me dijo que era un paro cadiorespiratorio”, relató la ex ministra,

Además, la actual integrante del Consejo de Defensa del Estado recalcó que “el día que Marcela Labraña presentó su renuncia, no me informó de que haya existido una intervención de las educadoras de trato directo o no en relación (con la muerte de la menor). Yo me enteré de que existía una actividad de las educadoras de trato directo en contra de Lissette sólo por la prensa”.