Los 222 millones de euros -262 millones de dólares- que cuesta el mediático traspaso del crack brasileño Neymar Jr del Barcelona al PSG no dejaron indiferente a nadie.

Sobretodo a la Liga Española, que rechazó el pago del club francés cuando llegaron a realizarlo a la sede del organismo en Madrid. “Ya en su momento se lo advertimos al presidente del PSG de que lo ibamos a hacer y vemos que la política del PSG sigue en la misma línea. No pueden hacer unos números en los que sus derechos comerciales superen a los de Real Madrid o Barcelona. Eso no se lo cree nadie“,  dijo el presidente del organismo Javier Tebas.

Es la primera vez que el organismo actúa de esta manera, pues estrictamente La Liga no tiene las competencias para juzgar a un club francés si cumple con las reglas que dispone la UEFA.

El PSG es de propiedad del multimillonario qatarí Nasser Al-Khelaifi. Desde que asumió la presidencia en 2011, ha remecido los mercados de fichajes, siendo sancionado en 2014 por faltar al “juego limpio financiero“.

El cuestionamiento a La Liga viene por el lado de los números que presenta el PSG. Desde el organismo cuestionan que el dueño inyecte recursos en lo que se llama “dopaje económico” para justificar las estratosféricas cifras del fichaje de Neymar.

Las reglas que impone la UEFA dice que todos los clubes que disputen torneos europeos tienen que demostrar que no tienen pérdidas por más de 5 millones de euros en plazo de tres años. Además, no se permite que un patrocinador suponga el 30% del traspaso. La Liga cuestiona, precisamente, una exageración de las cantidades pagadas por patrocinadores qataríes pues consideran que no es creíble que el PSG tenga más ingresos comerciales que clubes como el Real Madrid o el Manchester United.