Así lo reconoció Jorge Bessenius, ex administrador electoral de la candidatura senatorial de Ena von Baer (UDI), quien emitió dos boletas a SQM Salar. “Todo el dinero lo usé para efectuar pagos a gastos propios de la campaña”, dijo en su testimonio ante la justicia el pasado 16 de junio.

Esta es la primera vez que la ex ministra de Educación es vinculada al caso del financiamiento irregular de la política por parte de la minera SQM. Antes, se le acusó de recibir financiamiento de Penta, el caso que destapó la caja de pandora sobre la relación de la política y el dinero en Chile.

Buseenius afirma que estuvo solo un tiempo recotado como administrador electoral, después de que se lo pidiera su amigo Rodrigo Arellano. Cuando Von Baer cambió su postulación al sur del país, dejó el cargo, según publica La Tercera.

Sobre el pago de SQM, dijo que lo contactó una mujer -que no recuerda el nombre, pero sería la secretaria Marisol Cavieres- que decía ser de la UDI “y me dijo que había una empresa que aportaría dinero a la campaña y que la forma habitual, o que se usaba, era a través de facturas“.

Obviamente no he prestado servicios para esta empresa“, reconoció.

Las boletas las solicitó a través de la sociedad de asesorías e inversiones IMBC, que formó en 2010 junto a su esposa. Bussenius dijo desconocer si la senadora sabía si fue financiada por SQM.