El director general y consejero delegado de la multinacional Enel, Francesco Starace, anunció que cerrarán todas sus instalaciones termoeléctricas antes del año 2035.

“Enel está capacitada para cerrar su parque termoeléctrico en menos de 20 años“, sostuvo el ejecutivo en conversación con Il Sole 24 Ore.

En Chile, la empresa posee 11 centrales con estas características: Atacama, Bocamina I y II, Diego de Almagro, Huasco TG y Vapor, Quintero, San Isidro I y II, Taltal y Tarapacá.

Francesco Starace, director general de Enel.

Para la compañía, cerrar sus centrales termoeléctricas efectivamente responde a motivos medioambientales, pero también económicos.

“Está empezando a ser más conveniente construir nuevas instalaciones que utilicen energías renovables que mantener en activo plantas termoeléctricas cuya inversión ya ha sido amortizada”, indicó el directivo.

Starace también señaló que el grupo continuará con su política de emisión cero de gases contaminantes y advierte que estos objetivos, trazados de cara al año 2050, es posible lograrlos antes.

El ejecutivo considera que el mundo globalizado camina hacia “un horizonte de sustitución de la energía convencional por la renovable”, un escenario positivo que permitirá “reducir las emisiones” contaminantes a la atmósfera.

“Por esta razón creo que los objetivos del Acuerdo del Clima de París se alcanzarán con antelación, tanto es así que pronto no será necesario marcarse metas para disminuir la emisión de CO2 a la atmósfera”, cerró.