Datos del Banco Mundial y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) vuelven a apuntar a Chile como una de las economías más desiguales del mundo. 

Los nuevos datos dan cuenta de la brecha entre ricos y pobres en 36 países miembros. Según consignó Revista Capital, la desigualdad se mide en una escala de entre 0 y 1, donde cero muestra la igualdad perfecta y uno, la mayor desigualdad posible.

Cada país tiene dos puntuaciones: una para la desigualdad de ingresos en el mercado y otra para los ingresos después de la redistribución, que tiene en cuenta factores de nivelación, como impuestos pagados, prestaciones en efectivo y seguridad social. Por ende, todos los países ven reducida su desigualdad después de considerar la redistribución.

Sin embargo, la menor reducción en este caso es reflejada por Chile, que solo disminuye su índice de desigualdad tras aplicar impuesto de 0,50 a 0,47.

“Los impuestos suelen ser mayores para los pobres, reduciendo sus ingresos disponibles y las posibilidades de movilidad social ascendente”, concluyó un artículo de Business Insider.

Además, agregaron “el país también tiene que lidiar con la corrupción y un pequeño número de poderosos oligarcas”. El ranking es completado por  México, Estados Unidos, Turquía, Israel, Estonia, Reino Unido y Lituania.