La discusión sobre los beneficios para los parlamentarios en Chile suma un nuevo capítulo hoy, tras conocerse cómo el Estado paga cuantiosas cifras para asegurar a los honorables.

En caso del Senado, por ejemplo, se pagan más de $1.100 millones por cada senador, desglosado en cobertura en cinco áreas distintas (accidentes, vida, autmóviles, catastrófico y viajes), según publica hoy El Mercurio. Estos suman las 42 mil UF de capital asegurado. 

Los diputados, en tanto, están asegurados por $223.944.000 desglosados en seguro de vida y de accidente.

En primas, mes a mes el Estado gasta $12 millones en favor de los senadores, los que, además, poseen un curioso seguro ante “actos terroristas, manifestaciones populares, sublevación, rebelión, motín, conmoción civil y tumultos sin participación activa”. 

El reportaje explica que lo que dio origen a esta situación fue el asesinato del senador UDI Jaime Guzmán en 1991. El secretario y tesorero del Senado José Luis Alliende explicó que los seguros no se descuentan de la dieta -de$9.121.806- porque “así se decidió en su minuto”.

Sobre la incorporación de nuevos parlamentarios para el próximo año, el mismo Alliende aseguró que “lo más lógico sería que, como los costos operacionales subirán, se revisen temas como estos”.