Durante las últimas semanas, distintos noticieros han mostrado los casos de apoderados que deben hacer largas filas de espera –que se pueden extender hasta la madrugada, o incluso iniciarse un fin de semana– para poder matricular a sus hijos en algún establecimiento, y se atribuye esta situación como una consecuencia de los cambios del sistema educacional.

Sin embargo, el académico Alejandro Carrasco, quien es el director del Centro de Estudios de Políticas y Prácticas en Educación de la Universidad Católica (CEPPE UC), se refirió a la Ley de Inclusión que actualmente se encuentra en proceso de implementación y señaló que “lo que hace es fortalecer la capacidad de elegir de las familias”.

“Hasta ahora, si bien tenemos libertad de elección de escuelas, las familias en realidad no elegían la escuela –o no todas–, sino que eran los colegios los que elegían por las familias por los métodos de admisión que usaban, o en específico, de selección”, explicó en un video realizado por la Facultad de Educación de la PUC.

Desde el Mineduc han aclarado en diversas oportunidades que, cuando se aplique el nuevo sistema que termina con la selección en 2018, se terminará también con las filas, y que el nuevo mecanismo se trata de un software en el que los apoderados podrán postular a los establecimientos que deseen y darles orden de prioridad. En su implementación de prueba en Magallanes, más del 60% quedó en su primera opción y sobre el 80% lo hizo dentro de las tres primeras.

Carrasco, quien también es Ph.D en Educación de la Universidad de Cambridge y su área de investigación es inclusión institucional, explica que “el nuevo sistema de admisión permite que las familias busquen y se informen sobre establecimientos escolares” y que la postulación se podrá hacer “remotamente desde un computador, desde una biblioteca pública o desde tu casa”.

Este proceso se realizará durante “un período específico de dos o tres semanas, dependiendo de la convocatoria, por lo tanto todas las familias tienen las mismas oportunidades“. Eso sí, existen dos criterios que dan prioridad: tener hermanos en el colegio y que los padres sean funcionarios del establecimiento.

De este modo, el académico señala que esta medida transitoria de matrículas por orden de llegada –y que ha generado las comentadas filas de apoderados– “va exactamente en la línea opuesta del espíritu y del mecanismo que se va a usar en el sistema de admisión. Porque lo que significa con esto es que el que tiene más oportunidades ahora es el que escuchó la convocatoria, el que puede levantarse más temprano, el que puede faltar al trabajo”.

Finalmente, enfatiza que “el nuevo sistema de admisión no va a funcionar así”.

El CEPPE  UC tiene como misión realizar investigación interdisciplinaria avanzada en políticas y prácticas en educación con un equipo de investigadores provenientes de cuatro facultades:  Educación, Ciencias Sociales (Psicología, Sociología, Trabajo Social y Programa de Antropología), Ingeniería e Historia, Geografía y Ciencia Política.

Mira acá el video: