En entrevista con Pousta, la candidata presidencial del Frente Amplio analizó su carrera de cara a las elecciones de noviembre y aseguró que vive el proceso sin grandes pretensiones personales.

“Es bien agobiante si uno está todo el tiempo pensando en una carrera que puede ser la más importante de tu vida. Yo prefiero mirarlo como una tremenda oportunidad de decir y hacer ciertas cosas. Me atrae mucho poder instalar un lenguaje distinto en política, un liderazgo que se sienta diferente. Que no se sienta que porque uno está postulando a ser presidenta, tienes que alejarte inmediatamente de la gente”, manifestó.

A la hora de reconocer sus puntos fuertes, la abanderada del Frente Amplio aseguró que “tengo convicción y soy muy clara en lo que pienso. Me gusta la pasión que le pongo a las cosas, me tiro de cabeza en lo que hago”. En tanto, entre sus aspectos negativos, señaló que “creo que soy mal genio, aunque en el equipo me dicen que no”.

“El otro día leí un artículo que decía que la posverdad no existía, sino que era solo mal periodismo. Creo que los medios de comunicación son una pieza fundamental del poder. Tú, como candidata, puedes desaparecer de la agenda; puedes estar totalmente presente, o encasillada”, reflexionó la periodista a propósito de la polémica del programa “Aquí Está Chile” con el caso Pablo Oporto.

Sánchez aseguró que no cree que tenga tanta presencia en los medios y agregó que “ellos (los medios tradicionales) eligen muy bien a quien dar más protagonismo. Es súper curioso verlo desde afuera del periodismo”.

En sus primeros meses de actividad en política, la periodista describe que “me he encontrado con discusiones eternas para llegar a ciertos acuerdos, asambleas muy largas; pero también con gente muy generosa, que está en la política pensando en un colectivo, no en una carrera personal. House of Cards debe ser chiquitito al lado de lo que realmente pasa”.

Por último, la candidata recalcó que el “Estado no puede decirte a quién debes amar y con quién quieres formar familia”, asegurando que hace falta educación en estos temas. 

“¿Dónde se habla que hay diversidad sexual? ¿dónde se educa respecto a lo que es ser transexual, transgénero o intersexual? Creo que hay un déficit de educación enorme y que son temas que deberían ser de discusión habitual. Esto es reconocer derechos y no solo para la comunidad LGBTIQ+, sino que en general tenemos un tema de derechos menguados en Chile. Por ejemplo, en el caso de los derechos de los pueblos originarios: ¿dónde están? Todavía no existe un reconocimiento constitucional”, argumentó.