Durante este lunes, los parlamentarios a cargo de la Comisión Especial que investiga posibles conflictos de interés del ex presidente Sebastián Piñera en los casos de Exalmar y Dominga votaron un documento final, cuyas conclusiones apuntan sospechas fundadas respecto a que Piñera favoreció a la minera cuando era presidente y, al mismo tiempo, dueño de un fondo con propiedad en Dominga.

Luego de que el fiscal Manuel Guerra solicitara el sobreseimiento definitivo para el ex Mandatario, los diputados aprobaron de forma mayoritaria el documento que establece que el empresario habría realizado actuaciones que validan la sospecha 4 meses antes de la venta de su propiedad en Dominga, según consignó El Mostrador.

“La información vertida ante esta comisión por el Director del S.I.I. permite, a lo menos, fundar presunciones, de que Sebastián Piñera buscó ayudar a Dominga en agosto de 2010, cuando de manera arbitraria y saltándose la institucionalidad ambiental canceló la construcción de la central termoeléctrica Barrancones en la comuna de La Higuera”, señala el informe.

Por su parte, el diputado Daniel Núñez manifestó que, al momento de votar las conclusiones en la comisión investigadora, surgió un nuevo misterio.

“Este misterio es que la empresa representada por el señor Marcelo Olivares nos envía, a cada uno de los diputados de la comisión y a la secretaría, una respuesta a una temática que era de manejo interno de la comisión y lo hace con una agilidad increíble y sin que nadie se lo solicitara”, explicó.

El parlamentario se preguntó si la empresa Andes Iron espiaba la labor de la comisión o mantiene informantes y agregó que “me parece gravísimo, porque esto refleja que esta empresa sigue espiando a la Cámara de Diputados y que este vínculo que hemos denunciado, entre el poder del dinero que intenta interferir en las decisiones del mundo político, sigue vigente”.