Hay guerra interna en el Frente Amplio. El ex precandidato Alberto Mayol anunció que competiría contra Giorgio Jackson (Revolución Democrática) y Francisco Figueroa (Izquierda Autónoma) en el distrito 10. Entonces, ardió Troya.

Las listas del 10, uno de los más grandes de la Región Metropolitana, ya estaban previamente establecidas, entonces la decisión del sociólogo -motivada por una disputa política por la direccionalidad del Frente Amplio contra uno de sus líderes, Jackson- vino a enredar la cosa.

En entrevista con La Segunda, la otra candidata de Revolución Democrática del distrito, Natalia Castillo, denunció que Mayol le pidió que se “bajara” de la disputa. “Qué candidatura ses bajan o se levantan, es resuelto por el colectivo. Desde el Frente Amplio debemos dejar claro que no son decisiones personales que velen solamente por la comodidad de uno u otro candidato”, dijo Castillo, para después disparar: “Sería pésima señal que esta candidatura sea desplazada a dedo por una candidatura masculina y proveniente de la elite”.

Pese a la candidata presidencial Beatriz Sánchez pidió al Frente Amplio que se configuran listas igualitarias entre hombres y mujeres, en el distrito 10, de las 9 candidaturas son solo dos mujeres. Además de Castillo está Rosario Olivares, de SOL, quien hizo la misma denuncia a través de Facebook. “Como candidata feminista considero inaceptable que la primera opción para bajarse sea la única otra mujer de nuestra lista para Santiago, La Granja, San Joaquín, Providencia y Ñuñoa. Natalia Castillo de RD ganó a través de primarias internas su derecho a estar en la papeleta, al igual que Giorgio. ¡La paridad es un principio que vamos a defender y empujar más allá de la propia de Ley de Cuotas, les guste o no!”, publicó.