El tema de Venezuela no deja a nadie indiferente. Hace una semana fue tema de una editorial de CNN Chile la postura del partido Revolución Democrática sobre la crisis que azota al país bolivariano, donde los periodistas Daniel Matamala y Mónica Rincón los acusaron de “doble estándar”.

Ayer, el diputado Giorgio Jackson fue entrevistado por ambos conductores y uno de los principales temas fue precisamente Venezuela. El intercambio deja claro las diferentes posiciones.

Daniel Matamala (DM): Diputado, Revolución Democrática define la democracia en Venezuela como procedimental, restringida e insuficiente.
Giorgio Jackson (GJ): A ver, yo vi tus tuits y las reacciones que provocó. Ahí donde tú ves complacencia en lo que es una democracia procedimental, yo veo una enorme crítica. Cuando en relaciones internacionales alguien dice “mira tu democracia es meramente procedimental”, eso no es un cumplido, es decir que no lo estás haciendo bien. Ahora, se pudo haber hecho más énfasis en la violencia y la responsabilidad…

DM: Pero cuando se habla de democracia procedimental se refiere, entiendo yo, a que se cumple como una mera formalidad de los procedimientos, pero en Venezuela no se cumple porque no hay elecciones libres, no hay libertades individuales, no hay separación de poderes.
GJ: Estoy de acuerdo, hay un problema gravísimo y severo sobre las certezas que se puedan dar a la sociedad sobre la separación de poderes, que en términos estrictos están, pero con una influencia muy grande del oficialismo. Hoy nadie objeta las parlamentarias donde la mayoría es opositora o la última elección que ganó de Nicolás Maduro (…) Los procesos han hecho crisis y tensionado a dos partes cada vez más polarizadas y se ve difícil una solución, sobre todo con una escalada de violencia de parte del gobierno con la represión, que no se puede avalar, y lo que ha sido una oposición bastante violenta e incluso con manifestaciones terroristas. Pero eso no justifica la responsabilidad del gobierno.

Mónica Rincón (MR): Es un gobierno y un parlamento electos democráticamente. Pero sin que le corresponda, el gobierno nombró a los miembros del tribunal supremo, antes de que entrara a funcionar esta asamblea donde no tenían mayoría. Y ese tribunal anula cada uno de los actos de este parlamento y se toma todas las atribuciones. Está también la postergación de elecciones de gobernadores, una Asamblea Constituyente donde se redibuja todo, se saca del cargo a la fiscal. Entonces, ¿qué le falta a Venezuela para calificarla de dictadura?
GJ: No nos gusta lo que pasa en Venezuela e insisto hay responsabilidad gigantesca en el gobierno y también en la oposición, que no son equiparables porque uno tiene la función de gobernar. Me gusta más pasar a la postura que tiene uno de los mediadores de conflicto como José Luis Zapatero que, más allá de poner chapas para dificultar lo que sea una posible salida pacífica y democrática, ha tratado de establecer responsabilidades de las partes.

MR: Pero más allá de eso, a uno le interesa saber lo que piensa. No le pido su postura, pero su definición, algunos dicen que es una dictadura, otros que va camino a hacerlo y otros que no, en qué parte está usted.
GJ: Lo que pasó ayer podría haber desembocado en un golpe, en condiciones que cambien el escenario. Acá hay mucho oportunismo político, se habla más en TV de lo que pasa en Venezuela que de lo que pasa acá en Chile. En lo que es la declaración del principal mediador internacional, que es Zapatero, ex presiente de España, que nadie puede calificar de chavista ni tampoco de derecha. Él dice que hay responsabilidades compartidas y que lo primero que hay que hacer es establecer un cronograma de elecciones libres que den garantías. Y cesar al espiral de violencia que llama la oposición y el oficialismo , donde los resultados son muertes de personas que no son parte de los dos extremos. Nosotros en Revolución Democrática haremos todo lo posible para no aislar a Venezuela de una posible resolución pacífica, para evitar un golpe de estado o una guerra civil.

DM: Cuando dice no aislar a Venezuela, ¿no es muy parecido los que decían los partidarios a la dictadura militar en Chile? Cuando decían que las potencias extranjeras no podían actuar en el país. Y vaya que fue importante que potencias democráticas en el extranjero denunciaran lo que pasaba en Chile. ¿No es hacerle el juego a una dictadura el decir no nos podemos meter?
GJ: Por lo mismo, más allá de que la administración de Maduro tenga ribetes autoritarios y la oposición tenga rasgos sediciosos de invitar a la violencia en la calle y hacia las autoridades. Eso, que acá en Chile, cualquiera de estas portadas que salen en El Mercurio con alguien con una capucha y una bomba en la mano, sería terrorista y allá le ponen resistencia del pueblo de Venezuela, que puede ser así. Lo que yo aspiro es que esto no se transforme en algo que no queremos, esto va en camino a un conflicto cada vez más agudo y en ningún caso equipararía el golpe en Chile, con influencia extranjera y una dictadura de 17 años sin ningún procedimiento democrático, ni siquiera procedimentalmente, con lo que hoy sufre el pueblo venezolano.