La minera estatal Codelco resultó vencedora de un juicio que se inició luego de que demandara a Minera Escondida –cuyas operaciones están a cargo de la gigante BHP Biliton–, a partir de un millonario robo de concentrados de cobre que sufrió la primera en la División Salvador.

El litigio realizado por el Centro de Arbitraje y Mediación (CAM) de la Cámara de Comercio de Santiago –cuya decisión se conoció el lunes pasado– estableció que Minera Escondida deberá asumir los costos que generó el desfalco para la minera estatal.

En abril de 2016 se comprobó la existencia de una banda criminal que robó los concentrados de 126 camiones que Codelco le compró a Minera Escondida para refinar en la fundición Potrerillos y que posteriormente fueron vendidos a países como China y Polonia. Por ello se condenó a 29 trabajadores por haber participado en el delito.

El robo se realizó entre 2011 y 2014, cuando la empresa de transportes que contrató Escondida para enviar el cobre a la División Salvador se quedaba con este material y rellenaba los camiones con estéril, lo que causó un perjuicio económico a Codelco de US$10 millones, lo que equivale a $6.500 millones.

La situación incluso motivó la creación de una Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados que indagara el robo de cobre en abril de 2014. La demanda de Codelco ante la CAM, en tanto, buscaba que Minera Escondida asumiera la totalidad del monto.

El fallo determinó que “Escondida incumplió con su obligación de entregar a Codelco la carga que se ha aludido, correspondiente a 126 camiones. Hubo entrega, pero de una cosa distinta, sin valor alguno”. De este modo, se apuntó a su negligencia al no haber vigilado al contratista de transporte.

Sin embargo, el texto también señaló que existe responsabilidad de parte de Codelco por no adoptar medidas para aminorar el perjuicio sufrido. Por eso, la indemnización que Minera Escondida debe pagar corresponde a un 90% de lo solicitado, es decir, 113,4 camiones de concentrado de cobre, lo que equivale a cerca de US$9 millones.

Funcionarios de Codelco involucrados

En paralelo al fallo que se dio a conocer el lunes, la Fiscalía determinó absolver a dos ex trabajadores de la Divisón Salvador de Coldeco: Manuel Meriño, ex jefe de maquinaria pesada y planta de secado, y Daniel Lecaros, ex jefe de recepción de concentrados, y se estableció una indemnización de parte de la estatal.

Ambos fueron acusados por Codelco de participar en el robo, y por ello el Ministerio Público inició una investigación que buscaba determinar si tenían responsabilidad como cómplices de la banda condenada –lo que constituye fraude al fisco–, o si no existió el cuidado suficiente al fiscalizar la recepción del concentrado de cobre.

Ambos ex funcionarios avisaron con casi siete meses de anticipación a Codelco de sus sospechas sobre el desfalco que se estaba realizando, de acuerdo a distintos documentos, consigna Radio Bío Bío, pero sus advertencias fueron desestimadas, fueron despedidos e incluso la minera recurrió al Consejo de Defensa del Estado (CDE) para demandarlos como responsables.

Un rol importante en la determinación de la minera lo jugó Sebastián Moreno, ex abogado jefe de la División Salvador y actual secretario general de la Asociación Nacional de Fútbol (ANFP), quien estuvo dentro de los alertados. Cuando se descubrió que las alarmas eran efectivas, se comenzó a buscar responsabilidades al interior de la minera, y “con el fin de ocultar su negligencia”, el abogado “comenzó a formular un plan que apuntara a eximirlo de su responsabilidad”, señaló Manuel Meriño.

Hoy las miradas están sobre Moreno y otros trabajadores de Codelco que se desempeñan en el área de balance metalúrgico de la División Salvador. El CDE evalúa querellarse ahora en contra de ellos, y se les acusa de manipular auditorías que encargó la Casa Matriz de Codelco y de obstruir el trabajo de la Comisión Investigadora que creó la Cámara de Diputados.