La Brigada de Investigación Criminal de la PDI detuvo esta mañana a Marcos López, alcalde de Copiapó, por no haber pagado el bono de Subvención Adicional Especial (SAE) a los profesores de la comuna, tras una orden emitida por el Juzgado de Cobranza Laboral y Previsional.

López pasará la noche en prisión según indicó el comisario Óscar Laporte. El edil había dicho antes que la municipalidad no tenía el dinero suficiente para saldar la deuda de 2.400 millones de pesos que se le deben a 969 profesores. Pese a eso, había ofrecido una propuesta de pago en 70 cuotas a partir de enero del próximo año, que se traduciría en 29 mil pesos mensaules para cada docente.

“Quien se hace cargo del municipio se hace cargo de sus virtudes y defectos. Yo estoy haciendo un sacrificio personal, para entregarles a los profesores una razón para distender el conflicto, para entrar razonablemente a una negociación verdadera y llegar a acuerdo”, dijo López al salir de la municipalidad rodeado de oficiales de la PDI.

Quien salió en defensa del alcalde cercano a la Nueva Mayoría fue el diputado comunista Lautaro Carmona, quien aseguró que se le está culpando por una deuda anterior. “Miren lo que es el absurdo, una deuda construida por el alcalde anterior, tiene que asumirla el acalde titular que está construyendo una solución para pagarle a los profesores. Un juez intercede y lo tiene preso. Marcos no va a pedir ningún beneficio, va a ir a la cárcel hasta que esto se esclarezca y las partes se sienten a conversar”, dijo.

López fue edil de Copiapó por el Partido Socialista entre 1992 y 2008, cuando perdió los comicios. El año pasado volvió a recuperar el sillón municipal, ahora como independiente dentro de la Nueva Mayoría.