Ocurrió en agosto de 2015. Carmen Gloria Quintana aseguró, en entrevista con El Desconcierto, que la presidenta Michelle Bachelet se había comprometido a cerrar el penal Punta Peuco antes de dar por finalizado su mandato.

“Yo estuve conversando con la presidenta Bachelet y ella me comunicó que Punta Peuco se va a cerrar en septiembre y que también todas las medidas que yo le pedí, ella las va a hacer llegar como proyecto de ley al Congreso”, dijo en esa oportunidad.

Hace solo unas semanas, la Mandataria manifestó que “yo voy a cumplir todas las promesas que he hecho”, al ser consultada sobre el eventual cierre del recinto, que alberga a ex uniformados condenados por violaciones a los derechos humanos. Hoy, se encuentra trabajando en un plan que permitiría que esto se concrete en septiembre próximo.

Según consigna La Tercera, Bachelet estaría trabajando su decisión en conjunto con casi todos los ministerios, aunque los detalles estarían centrados en las carteras de Justicia, Interior y Defensa. El mes elegido se debe a su representación simbólica en la historia de Chile, pero aún no se define el día y la ejecución del anuncio. 

El Gobierno se encuentra trabajando en un formato de cierre, que planea definir cómo se llevará a cabo el traslado, cuáles son los riesgos y dónde irán definitivamente los condenados. Al respecto, los módulos de la cárcel Colina 1 se presentan como el destino más probable. También se analiza la opción de que los sentenciados que sean de regiones puedan cumplir su pena en recintos de la zona.

Dos años después, Bachelet se acercaría a cumplir la promesa que le formuló a Quintana. Para concretar el cierre, se deberá firmar un decreto presidencial, tal como ocurrió en 2013 con penal Cordillera. 

En el Ejército existiría molestia por la decisión de la Presidenta de cerrar el penal Punta Peuco. De hecho, justo en este recinto cumple condena el porcentaje más alto de ex uniformados que son miembros antiguos de la institución castrense.