A casi dos meses desde que una capitana de Carabineros fue grabada prohibiendo a sus subalternas la posibilidad de amamantar a sus hijos, hoy se supo que fue la funcionaria perjudicada la amonestada por la institución.

Según informó La Tercera, la decisión fue adoptada por la Fiscalía administrativa de la policía uniformada, que castigó con cuatro días de arresto a la cabo Olga Castro de la Tercera Comisaría de Santiago, quien capturó las imágenes de la capitana Paula Mella.

El hecho causó polémica y rechazo en todo el país, pero la institución policial prefirió enfocarse en las sanciones a la uniformada que hizo la denuncia. El ente fiscalizador de Carabineros argumenta que existe un instructivo institucional que “prohíbe a todo el personal adoptar iniciativas individuales para registrar, almacenar, difundir o publicar cualquier título en redes sociales o en cualquier medio o tipo de soporte, imágenes propias o de terceros, audios o documentos alusivos a instalación, procedimientos policiales o administrativos”.

Por ello, acusan que la cabo en cuestión permitió que dichas imágenes y audios “fueran difundidos a los distintos medios de comunicación social, dañando de esta forma la imagen institucional”.

La capitana Mella fue trasladada de su unidad original hasta la Prefectura de la Familia, pero la institución decidió retroceder en su determinación hasta que la investigación en su contra determine la amonestación. Durante las próximas horas, la institución entregará su versión sobre lo ocurrido.