La derecha en bloque ha salido en defensa de la práctica del rodeo, luego de las restricciones aplicadas por parte del municipio de Las Condes y Ñuñoa al desarrollo de esta actividad en Fiestas Patrias.

Durante el pasado martes, el mismísimo Pablo Longueira le expresó vía whatsapp su molestia a Lavín. En lo concreto, afirmó sentir “pena y frustración” por la decisión del alcalde de acotar el rodeo en la comuna. Antes ya se había pronunciado Manuel José Ossandón tildando la medida de “populista”, mientras que Juan Antonio Coloma también se sumó a las críticas.

“No sé qué otro espectáculo o vivencia más familiar hay. Están los maridos y las señoras, que ahora último corren en el rodeo. Tratar de quitar el rodeo de la tradición cultural, es cambiar de país”, argumentó.

Por su parte, Lavín quiso salir a enfrentar las críticas y manifestó que la postura de Pablo Longueira “es una exageración. No lo quiero personalizar porque han habido varias personas que lo han dicho, varios colegionarios míos. Pero no lo tomen como algo ideológico, lo que estoy planteando es que en Fiestas Patrias hay que potenciar aquellas tradiciones que nos unen y no aquellas que nos separan”.

El alcalde manifestó que “el rodeo es una actividad que hoy día no genera la unidad de los chilenos, hay grupos que definitivamente no les gusta y no es un tema de derecha o izquierda, sino que son las generaciones más jóvenes las que muchas veces nos plantean que cosas que siempre habíamos hecho de una determinada manera ya no corresponde que se haga de esta manera”.

Además, reconoció que se han tomado medidas para evitar el maltrato de los animales, pero sentenció que “aún así tiene problemas, genera división. Entonces, mi planteamiento fue que nosotros hacemos seis rodeos, no es que se acaben pero dije ‘hagamos uno’. No soy el único socio de la Semana de la Chilenidad, también está la comuna de Vitacura que tiene un rodeo especial que quiere hacerlo y está la Federación de Criadores de Caballos Chilenos, y se llegó a este acuerdo de decir ‘ya, se reducen los rodeos pero no tanto como dice usted alcalde Lavín, sino que se reducen de seis a tres’”.

Lavín recalcó que le parece que es un avance en el sentido correcto y manifestó que “yo lo habría reducido más pero vuelvo a insistir que no lo veo como un tema ideológico. Hay gente de derecha que puede gustarle o no gustarle el rodeo, y hay gente de izquierda que puede gustarle o no el rodeo”.

Por último, el alcalde planteó que Chile necesita una discusión de fondo en torno al supuesto deporte nacional.

“Efectivamente el rodeo es el deporte nacional, pero la discusión es: ¿debe ser en pleno siglo XXI el rodeo el deporte nacional? Tenemos que rediscutir esto. No es un tema ideológico, yo escuchaba al alcalde de Curicó, que no es de mi tendencia política sino que de la Nueva Mayoría, diciendo ‘yo quiero rodeo’ (…) Sí vale la pena poner esta discusión”, cerró.