La Contraloría General de la República detectó un total de 23 pagos a 13 empleados de Codelco, que entre los años 2013 y 2015 recibieron honorarios y/o sueldos de 8 empresas contratistas de la estatal. Esto, según el informe que se hizo público tras ser subido a la web del Poder Judicial, como parte de los datos aportados por Codelco. 

El proceso se enmarca en la demanda de nulidad de derecho público que interpuso la estatal, durante la semana pasada, contra el organismo contralor. Según informó La Tercera, en el listado se menciona que, en 2015, un jefe de área recibió pagos de la empresa Hatch Ingenieros y Consultores. La misma que habría realizado pagos a un jefe senior de construcción y a un especialista avanzado de ingeniería y procesos.

Otra de las firmas que aparece realizando pagos de forma paralela a los empleados de Codelco es la constructora Claro Vicuña Valenzuela, que en 2015 y 2016 realizó pagos a la misma persona que registra bajo el cargo de jefe de construcción y jefe senior de puesta en marcha. El empleado recibió pagos en 2015 de R & Q Ingeniería.

También se registran pagos desde la Empresa Portuaria San Antonio a un gerente de gestión y fiscalización de empresas contratistas, quien era a la vez director de la portuaria estatal. Por otro lado, tanto en la Universidad de Chile como la de Santiago, que figuran como contratistas de Codelco, se registraron pagos ejecutivos de la empresa que ocupaban cargos como consejeros jurídicos, gerente de estudios, director de ingeniería, jefe de construcción y jefe senior de ingeniería.

El informe revela que Codelco respondió a Contraloría que existe una norma interna que regula las operaciones de ex trabajadores con empresas proveedoras. Sin embargo, el documento recalca que “se aprecia que la citada regulación no alcanzó a sus trabajadores que, como se advierte, presentan una doble condición, quienes, por un lado se desempeñan en Codelco y por otro, prestan servicios a empresas proveedoras, situación que importa un riesgo de conflictos de interés y/o el uso de información privilegiada”.

Sin embargo, la misma empresa estatal dijo que evaluará modificar dicha norma, además de iniciar una investigación interna. Otro de los hallazgos del informe apunta a tres auditorías de Cochilco, donde se encontraron 23 observaciones relacionadas a faltas a su normativa interna de procedimientos de contratación y adquisición. Sobre ellas, la Contraloría agrega que “al mes de septiembre de 2016, Cochilco no había realizado seguimiento a tales informes”.

El informe también determinó “desembolsos cuyos conceptos asociados no corresponderían” al ítem de gastos misceláneos, entre los que se encuentra un desembolso de US$ 1,2 millones por la compra de un terreno que correspondería a la división Andina; US$ 757 mil para celebraciones; US$ 662 mil catalogados bajo el item “deporte”; cerca de US$ 129 mil para obsequios; US$ 89 mil en muebles; y US$ 23 mil en artículos electrónicos, entre otros.