“Para evaluar la propuesta en forma amplia hay que considerar cómo cambia el sistema de pensiones con respecto a lo que actualmente tenemos”, explica la economista Claudia Sanhueza, quien en 2015 estuvo entre los 24 expertos que integraron la “Comisión Bravo”, convocada por la presidencia para realizar un diagnóstico y conclusiones sobre el actual sistema de pensiones.

Durante una ceremonia realizada la tarde del pasado jueves, la presidenta Michelle Bachelet firmó tres proyectos de ley para modificar el actual sistema previsional: la creación del Nuevo Ahorro Colectivo (5% extra de cotización), la del administrador de esta nueva figura –que será un organismo autónomo denominado “Consejo de Ahorro Colectivo”–, y un perfeccionamiento del sistema de capitalización individual (o de AFPs).

[También te puede interesar: Para entender el 5% extra de cotización y el Ahorro Colectivo: ¿Cuándo y cuánto aumentarán las pensiones?]

Con estas medidas el gobierno pretende dar una respuesta a las movilizaciones que se han extendido por más de un año contra el sistema de pensiones y que han sido lideradas por la Coordinadora No + AFP. Sin embargo, Sanhueza se muestra escéptica y afirma que “se está presentando como una gran reforma al sistema de pensiones lo que en realidad es ninguna reforma al sistema de pensiones“.

En la presentación se hizo especial énfasis en la creación del ya anunciado 5% extra de cotización con cargo al empleador, y la economista concuerda con que con ella las pensiones efectivamente crecerán –lo que sí es un avance–, pero también destaca que el principal pilar del sistema previsional chileno seguirán siendo las AFPs, por lo que las desigualdades se seguirán replicando.

“No se está identificando bien cuál es el real problema del sistema, y por eso se mantiene el sistema de capitalización individual”, afirma, y agrega que: “Tú necesitas un sistema de pensiones que asegure una vejez digna (…) El problema del sistema de capitalización individual es que no hace eso, amplifica las desigualdades, no tiene mínimos garantizados. No cumple el objetivo que debería tener”.

Bachelet también señaló que con el Nuevo Ahorro Colectivo se está transitando a un sistema “mixto y tripartito” y destacó su carácter “solidario”. Del mencionado cargo extra, un 3% se destinará a las cuentas individuales de AFP de cada trabajador y un 2% al nuevo sistema de ahorro colectivo, que a su vez su subdividirá en dos: un 1% para el mencionado ahorro colectivo y otro 1% para distribuir entre los actuales jubilados.

Sin embargo, una de las principales críticas de Sanhueza es que el proyecto es ambiguo, ya que no se especifica cómo se va a realizar la distribución del 2%: “No sabemos cómo se va a ocupar y eso es fundamental en un sistema de seguridad social”, afirma.

En la misma línea, criticó la afirmación de Bachelet, quien subrayó que esta reforma va a beneficiar a la clase media y a quienes reciben las pensiones más bajas. “De los anuncios no se puede desprender eso, no hay cómo chequearlo”, explica, y además afirma que “favorece solamente al quintil más rico”.

Además critica que se destaque el carácter mixto del sistema, ya que “no cualquier proporción de seguridad social te da un sistema mixto. Es un poquito tramposa la afirmación“.