Fue Pauline de Vidts, vicepresidenta de Desarrollo Sustentable de SQM, quien vinculó al diputado Roberto León (DC) con el caso SQM.

En su declaración a la Fiscalía por el caso de presuntos delitos tributarios y cohecho, reconoció que envió una minuta al parlamentario con indicaciones en medio de la tramitación del proyecto de ley que creaba el Ministerio de Medio Ambiente y el Servicio de Evaluación Ambiental.

Esto se suma a lo ya conocido: Su hijo, Roberto León Araya emitió 63 boletas por más de $150 millones a la minera no metálica entre 2009 y 2014, cuestión por la que fue formalizado en agosto de 2016.

Según publica hoy La Tercera, de Vidts intercambió una serie de correos con ejecutivos de SQM como Patricio de Solminihac, Julio Ponce Lerou y Patricio Contesse sobre el envío de una minuta de indicaciones a León en el año 2008 para el proyecto que creaba la actual institucionalidad ambiental que rige en el país.

La fiscalía también tiene en la mira a una empresa llamada Celac -Centro de Estudios Legislativos y Consultorías S.A.- que prestó servicios a SQM y la Cámara de Diputados.

Boletas por $7 millones a la minera fueron rectificadas. La empresa de asesorías es del militante DC Miguel Ángel Salazar, ex asesor de León, y su hija Magdalena Salazar, quien también declaró ante la Fiscalía y dijo que nunca supo el destino final de esos dineros, “pero siempre tuve la sospecha que iban al diputado Roberto León, ya que estas cosas irregulares empezaron a pasar cuando mi papá empezó a trabajar con él”.

Pero pese a todo, el diputado León respira tranquilo. La llamada ‘Comisión Zapata’, instaurada por la presidenta de la Democracia Cristiana Carolina Goic para evaluar las candidaturas parlamentarias de la falange, consideró que la reelección de Roberto León cumplía con el “estándar ético” anunciado.

En un punto de prensa de esta mañana, el diputado criticó a los medios que “están en la moda de la posverdad” y que no recordaba si había ingresado una indicación proveniente de SQM.