Laura Almendares, académica de la Universidad de Santiago de Chile, presentó un alimento similar a las papas fritas en su forma, características y uso, que fue creado con papas y subproductos del pulido de arroz y permiten hasta tres veces menos absorción de aceite en la fritura.

Teniendo en consideración las altas cifras de obesidad en Chile, junto al alto consumo de papas fritas, Almendares creó una alternativa saludable que mezcla cereales y tubérculos y realizó la degustación del producto el pasado jueves.

Según explicó a BioBioChile, su investigación surge tras observar los hábitos alimenticios de los universitarios. “Los estudiantes comen una buena cantidad de papas con algún acompañamiento, y ese es su almuerzo. Entonces, a lo mejor eliminarlas de la dieta es más difícil que generar, un sustituto saludable”, señaló la experta.

La investigación busca reproducir el sabor, color, olor y textura de las clásicas papas fritas, tras un proyecto de tres años de duración que comenzó en 2015, con financiamiento de la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y la Universidad de Santiago.

Mientras trabajaba con el arroz y sus subproductos, la académica notó la menor absorción de aceite que poseía en comparación a la papa. Así surgió la idea de crear un producto mezclado con arroz que logra una fórmula única. Posee menor de un tercio de absorción de aceite que las papas originales, lo que genera menor consumo de calorías. Así se puede enfrentar el problema de la obesidad, que afecta a dos tercios de la población en Chile. 

“Hemos logrado una fórmula que pudiese ser diferenciadora en forma, color, en la absorción de aceite, y en la disminución de acrilamida, que es el producto que se forma en las papas fritas. Según estudios, un alto consumo de este componente podría ser mortal”, señaló la investigadora.

El equipo trabaja con el Instituto de Nutrició y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Chile, que podría certificar que se trata de un alimento saludable.