La senadora, ex alcaldesa y ex intendenta de la UDI se ha convertido en una de las voces conservadoras de mayor visibilidad en la derecha chilena. Sin escrúpulos, Jaqueline van Rysselberghe dio una entrevista con T13 donde habló de todo.

Consultada por el histórico fallo de la Corte Suprema que le dio la tuición de los hijos  a  un padre homosexual, aseguró que “son hijos de su papá, independiente de la opción sexual de él. Si él tiene mejores competencias para cuidarlos, está bien”.

Distinto sería si ella tuviese un hijo gay. Puesta en ese escenario, dijo que le “daría pena, porque creo que es más difícil ser feliz”. Y si ese hijo quisiera matrimonio igualitaria, reconoce que le complicaría, “pero la misma complicación que tendría si una hija se va a vivir con su pololo. Preferiría que se fuera casada. Pero sobre todas las cosas quiero que la gente que quiero sea feliz. Podría no estar de acuerdo, pero estaría con ellos”.

Sobre las complicaciones que han tenido en Chile Vamos para llegar a un acuerdo de una lista única parlamentaria, JVR reconoció que la principal piedra de tope es la ley de cuotas, que establece un 40% mínimo de mujeres para las listas de senadores y diputados. “Eso pone una complejidad adicional en el acuerdo: así como pasa con los hombres, hay mujeres que no son competitivas y se van a incluir por estas cuotas. Hay que cuadrar mucho”, afirmó.

Además, calificó de una “cortina de humo” el cierre del penal de Punta Peuco, que agrupa a militares violadores de derechos humanos. “Es una población sin privilegios”, dijo. Sobre el cierre de Cordillera, la otra cárcel de las mismas características cerrada por Piñera en 2013, aseguró que “fue un error (…) generó muchos más costos que beneficios”.

[Te puede interesar: Informe del INDH revela atención de salud VIP para violadores de derechos humanos en Punta Peuco]