Duro se mostró Alberto Mayol ante los ataques que ha recibido de sus eventuales competidores en el distrito 10, todos pertenecientes al Frente Amplio.

El sociólogo acusó en La Tercera que “hay molestias que han manifestado de modo sistemático Revolución Democrática, el Movimiento Autonomista e Izquierda Autónoma. El ataque de Natalia Castillo, el de Gonzalo Winter, de Francisco Figueroa, me imagino que, si se producen en 24 horas, tienen algún nivel de coordinación y que no están a espalda de sus partidos”.

“Se están construyendo todas las condiciones para oficializar institucionalmente una posibilidad de veto. Yo no he pedido que se modifique la preferencia de Giorgio Jackson en el distrito, estoy pidiendo, simplemente, que no se me trate peor que a cualquiera de los otros candidatos. Pedí ir normal y voy de perjudicado. Si tengo que ir en esa situación lo haré, pero si me dijeron en las reuniones que fui un aporte para el Frente Amplio y que tienen que cuidar mi liderazgo, ¿entonces qué?”, se queja.

Para Mayol, él no es una competencia directa de Giorgio Jackson, ya que “es evidente que tiene un trabajo en el distrito, votaron miles de personas por él la vez pasada, es diputado en ejercicio. Yo entré en política hace 6 meses, no veo racionalidad en ese temor“.

“Y si fuese cierto que el problema es la disputa de poder con Giorgio, ¿acaso no es legítimo que pueda existir una disputa de poder con Giorgio? Asumiendo que eso pudiese ser cierto, ¿cuál es el problema? Parto en condiciones desventajosas, Giorgio tiene todas las de ganar”, cuestionó.

El académico defiende que su candidatura se ampara en que tanto Poder Ciudadano como el Partido Ecologista Verde “estuvieron dispuestas a concederme ese cupo. También hay una oferta de Igualdad”.

“No entendemos por qué el derecho de otras fuerzas a entorpecer las posibilidades de llegar a buen puerto con esa conversación. Están entorpeciendo la opción de que pueda ocupar esos cupos, sobre todo el ofrecimiento de los ecologistas”, concluyó.