Fidel Espinoza (PS), presidente de la Cámara de Diputados, calificó como un “error garrafal“, la fecha y hora en que quedó agendada la interpelación contra el ministro del Interior Mario Fernández. ¿La razón? El 5 de septiembre a las 17:00 horas, la selección chilena estará jugando contra Bolivia en La Paz.

“La derecha cometió un error garrafal de no darse cuenta que coincidía con el partido. Si me preguntara como presidente de la Corporación qué deberíamos haber hecho, adelantar la sesión. Pero yo no tengo la voluntad de hacerlo porque sería un acto vergonzoso”, dijo un errático Espinoza a Bío Bío.

Lo mismo opinó el diputado Marco Antonio Núñez (PPD), que acusó “deslealtad” de la derecha por poner esa fecha porque “todos vamos a estar preocupado por los goles de Alexis y no de la interpelación“.

Sorprendentemente, fue Osvaldo Andrade (PS) quien le pidió a sus colegas que trabajen, como el resto de los chilenos que tendremos que hacerlo ese día. “¿Que juegue la selección inhibe el trabajo parlamentario? Ese día estaremos acá y nos enteraremos del resultado. A uno lo eligieron para trabajar, no para ver partidos de fútbol”, afirmó el ex presidente de la Cámara.

Contra las opiniones de Espinoza y Nuñez también estuvieron los jefes de bancada de Renovación Nacional y la Democracia Cristiana, que se negaron a correr la interpelación.